Inicio Members Inmigración, más allá de lo básico

Inmigración, más allá de lo básico

Compartir

Los beneficios ocultos (o no tan ocultos) de las visas de estudiante

En los últimos años he tenido que ponerle más atención a las visas de estudiante para poder ofrecer a mis clientes soluciones migratorias que se adapten a sus intenciones y necesidades. Explicarle a un empresario mexicano o a una ama de casa que su mejor opción migratoria a corto plazo es este tipo de visa, no es algo sencillo. Al poner los detalles sobre la mesa, esta opción empieza a tener mas sentido como un primer paso.

Todos tenemos algo nuevo que aprender o mejorar

Al hacer una maestría, terminar una carrera universitaria, aprender el idioma inglés o estudiar aviación, las visas de estudiante cubren una gran gama de programas que se acomodan mejor a las familias que seguirán dependiendo económicamente de sus actividades en México. Además, como le he explicado a varios clientes, cuando la familia esta bajo este programa, no sólo están estudiando el programa que les marca la visa F-1 (estudiante curricular) o M-1 (estudiante vocacional), sino que también están conociendo cómo se vive en Estados Unidos, cómo se gasta, y hasta qué negocios se pueden explorar en un futuro.

¿Quién es el estudiante y quiénes lo pueden acompañar?

Un padre o madre de familia que viene a estudiar una maestría o un doctorado a Estados Unidos puede ser acompañado por su cónyuge y sus hijos(as) solteros(as) menores de 21 años. Sin embargo, un niño de educación primaria no puede obtener visas de acompañante para sus padres. Por lo tanto, en ocasiones, es recomendable que papá o mamá sean los estudiantes, ya que eso les permitiría a sus hijos ir a escuelas privadas o públicas hasta el grado doce (final de high school o preparatoria) sin necesidad de solicitar visas de estudiante individuales.

La estancia como estudiante no necesariamente tiene fecha de expiración

Uno de los beneficios favoritos de la estancia como estudiante es que, a diferencia de todas las condiciones migratorias de no-inmigrante, al ingresar al país, el gobierno no determina una fecha de expiración. Simplemente se hace la anotación D/S o duration of status (permanencia en estatus). Esto no quiere decir que podemos permanecer en el país indefinidamente, pero simplemente reconoce que es muy complicado determinar cuando un estudiante está dentro de estatus o fuera de estatus.

Por ejemplo, un estudiante puede cambiar de escuela dentro de cinco meses sin perder su condición migratoria, puede permanecer todo el verano y mantener su estatus, puede entrar 30 días antes del comienzo del programa de estudios y permanecer 60 días después de terminar de estudiar, o incluso, cambiar su condición migratoria durante este periodo.

Este tipo de visas también hace que las escuelas sean responsables de que el estudiante cumpla con los requisitos de la estancia y se les obliga a reportar a los estudiantes fuera de estatus, bajo una base de datos llamada SEVIS (Sistema de Información sobre el Estudiante y Visitante de Intercambio), monitoreada por el servicio de inmigración.

Después de estudiar, a trabajar

Otro de los beneficios de esta visa es que al concluir ciertos programas de estudios (licenciaturas, maestrías o doctorados), el estudiante puede solicitar un permiso de trabajo el cual puede durar de 12 a 27 meses, según el campo de estudio. A este permiso de trabajo se le conoce como OPT (Entrenamiento Práctico Opcional); el trabajo debe estar relacionado con el campo de estudio para el que se otorgó la visa.

Ramón E. Curiel es un abogado en San Antonio, Texas, experimentado en el área de Derecho Migratorio, relacionado con los negocios e inversiones. Cuenta con más de 12 años de experiencia, representando a negocios pequeños, empresas medianas y corporativos, proporcionando asesoría y soluciones migratorias. Actualmente es el representante de American Immigration Lawyers Association (AILA) para la oficina del Servicio de Inmigración, distrito de San Antonio. Ramón se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas Tech, y cuenta con una maestría en Derecho Internacional de la Universidad de St. Mary’s.

Oliva, Saks, Garcia & Curiel, L.L.P. 85 NE Loop 410, Suite 200, San Antonio, Texas 78216

Tel: (210) 308-6600 / Fax: (210) 308-6939 / ramon@osgclaw.com

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios