Inicio Número 04 Estrés laboral, un estilo de vida perjudicial

Estrés laboral, un estilo de vida perjudicial

Compartir

Las tareas monótonas, la falta de variedad en las actividades que se realizan en el trabajo, exceso o escasez de responsabilidades, horarios estrictos e inflexibles, así como la falta de participación en la toma de decisiones, pueden generar estrés laboral, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este organismo define el estrés laboral como la “reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades, y que ponen a prueba su capacidad para afrontar las situaciones”.

Asimismo, la carga de trabajo excesiva, alimentación de bajo contenido nutricional, sueño de mala calidad, y la deficiencia para disfrutar del tiempo fuera de la oficina, predisponen al individuo a que lo aquejen malestares que pueden desencadenar enfermedades serias.

Se considera que el estrés a bajas dosis es un factor benéfico para la vida profesional y personal del sujeto, ya que lo motiva a proponerse nuevos retos, pero cuando éste se vuelve una constante puede traer consigo padecimientos como cardiopatías o depresión, que pueden tener consecuencias fatales.

Diversos experimentos científicos relacionados con el estrés, descubrieron que el organismo, ante el miedo o una emergencia, activa el sistema nervioso simpático, que, entre otras funciones, dilata las pupilas, estimula la producción de hormonas en las glándulas suprarrenales, aumenta la frecuencia de los latidos del corazón y fomenta la sudoración excesiva, es decir, prepara al organismo para llevar a cabo alguna acción, ya sea enfrentarse a ésta o huir.

La OMS ha emitido una serie de recomendaciones a las empresas con el fin de identificar situaciones que  generen estrés en los trabajadores, y erradicarlas. El empresario debe “evitar los riesgos, evaluar los riesgos que no se puedan evitar, combatir los riesgos en su origen, adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como en la elección de los equipos de trabajo y los métodos de trabajo y producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos de los mismos en la salud”.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios