Inicio Número 01 El poder de las redes sociales en Internet para Recursos Humanos

El poder de las redes sociales en Internet para Recursos Humanos

Compartir

E-Networking

Por: Lic. Pedro Borda Hartmann, Presidente Ejecutivo de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos.

Podemos imaginar a 800 millones de personas habitando en una misma nación. Lo que hasta hace muy poco tiempo no podíamos concebir es que esos mismos 800 millones de personas convivieran en un espacio intangible como es la red social de Internet conocida como LinkedIn.

“Tu red de contactos profesionales te da una ventaja en tu carrera y es uno de los activos de mayor valor con los que cuentas”, expresa LinkedIn en su página web haciendo alusión justo al poder que tienen las relaciones que establecemos a lo largo de la trayectoria laboral.

Los datos son elocuentes. Manpower reportó, a través del estudio El Impacto de las Redes Sociales de Internet en el Mundo del Trabajo: México, que “73 por ciento de los profesionistas mexicanos pertenece a alguna red social de Internet y que el 50 por ciento las utiliza para entablar contactos de negocios”. Particularmente, el segmento de 30 años de edad conocen en promedio ocho redes y pertenecen al menos a tres.

Asimismo, 63 por ciento de las organizaciones encuestadas en el estudio cree que las redes sociales de Internet transformarán la mercadotecnia, 71 por ciento piensa que modificarán el proceso de ventas y alrededor del 40 por ciento de los mexicanos consumidores utilizan estas redes de vinculación para ofrecer productos y servicios.

Nadie pone en duda actualmente el poder que tienen las redes sociales de Internet cuyo propósito central podemos identificar como conectar a las personas, a los profesionales, a los consumidores y los vendedores de productos y prestadores de servicios para generar nuevos estándares que caracterizan a la economía global del siglo XXI.

Cuando en 1989 Tim Barners-Lee, un científico informático del laboratorio europeo de física de partículas CERN de Suiza, inventó la World Wide Web, no calculó el impacto profundo que su aportación tendría en prácticamente todos los órdenes de la humanidad.

Ha sido en los dos últimos años cuando se ha dado el mayor crecimiento de las principales redes sociales de Internet. Resultado de este fenómeno de movilización y empoderamiento de los usuarios ha desembocado en lo que especialistas de todo el mundo llaman “la nueva cultura del compartir”. Al mismo tiempo, las empresas, negocios y profesionistas de todo el planeta estamos descubriendo y aprendiendo qué hacer con las redes y cómo ponerlo al servicio de las actividades productivas.

E-Networking: traspasando fronteras

En el fondo las relaciones sociales continúan presentando los mismos atributos. Las reglas y acuerdos básicos también permanecen. Se requiere en principio un par de personas que a su vez se puede vincular con todas las demás relaciones que cada uno tiene por separado. Juntos, de alguna forma, logran conformar una comunidad.

Lo que hace poderosas a las redes es la capacidad que tienen en este momento de la historia para que reconozcamos visualmente la existencia de los vínculos y que se reestablezcan las conexiones y las relaciones adquieran nuevas expresiones.

En última instancia, las redes sociales de Internet le agregan valor a las relaciones que hemos tenido siempre. Algunos escépticos todavía aluden que el teléfono sigue siendo suficiente, pero ¿quién en la actualidad, en el mundo de los negocios continúa usando un aparato telefónico convencional?

Lo que en el pasado se limitaba a una llamada telefónica, hoy es una experiencia de intercambio de conocimiento, contenidos e interacción totalmente diferenciada. Ahora es posible tener una conferencia con un socio, un cliente, los líderes de un equipo y los operarios, a través de dispositivos móviles que permiten compartir una presentación de resultados, las indicaciones puntuales para una tarea o la capacitación para un proceso. Todo esto sucede a través de las redes sociales.

Este fenómeno tecnológico y social ha cambiado dramáticamente la forma en la que nos relacionamos con todas las personas dentro y fuera de la organización. Hacia fuera con los clientes y consumidores que están ávidos de servicios y productos cada vez más innovadores y que esperan sugerencias a partir de sus preferencias. El modelo lo instauró Amazon.com en 1994, poniendo al alcance de los internautas una tienda donde se vende infinidad de artículos y que al mismo tiempo reconoce tus preferencias y te hace ofertas cada vez que ingresas a su página web.

Desde la perspectiva de los Recursos Humanos, el ejecutivo a cargo de la función se encuentra con todo un panorama para relacionarse con otros cientos o miles de profesionistas en su país, región o el mundo entero. A la vez, tiene la oportunidad de facilitar y transformar procesos como el reclutamiento donde hay prácticas tradicionalistas y arraigadas. Manpower reveló, por ejemplo, que 63 por ciento de los profesionistas mexicanos utiliza las redes sociales de Internet para búsqueda de empleo y que el 30 por ciento busca colaboradores por medio de éstas.

Uno de los espacios que tiene actualmente un crecimiento y auge de gran interés es la red de vinculación de Amedirh a través de LinkedIn. A diario publicamos diversidad de contenido en la página web de la asociación que es de interés nacional e internacional acerca de los Recursos Humanos en México. La lista de contactos crece y eso ha potenciado todas las iniciativas de relaciones sociales que tiene en la mira nuestra organización.

Este dinamismo nos ha llevado a dar un nuevo paso en materia de comunicación y relaciones sociales generado para construir espacios virtuales donde los profesionistas de Recursos Humanos pueden ingresar y afiliarse con los beneficios que ofrece Amedirh a través del entorno web. Con la Membresía Digital, hoy expandimos las capacidades y escenarios para el e-networking de los ejecutivos mexicanos que buscan información, conocimiento y nuevos tipos de experiencias.

Se trata de un cambio de visión que produce una movilización extraordinaria y profunda en las organizaciones. La primera transformación debiera suceder en la mente del líder, del responsable principal de la alta dirección. Y desde luego, la adopción de esta óptica competitiva tiene que darse en cada uno de los líderes que conducen y moderan la acción y los resultados de los millones y millones de equipos de trabajo que existen en el país.

Los especialistas en Recursos Humanos hemos ido construyendo un aprendizaje de valor incalculable. Éste nos ha enseñado a comprender que las empresas son entes complejos que requieren de claridad en su propósito y objetivos, en la dirección y la guía, pero sobre todo, porque la ventaja competitiva más relevante está en las personas y estos colaboradores forman redes humanas, generosas y poderosas que podemos y debemos conquistar.

A lo largo de este mensaje, no he pretendido otra cosa más que poner de relieve la demanda que nos hace el entorno mundial de la economía digital para continuar trabajando a favor del fortalecimiento de las empresas y negocios, la creación de empleos y mejorar la calidad de vida. Son temas donde Recursos Humanos tiene un papel central.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios