Inicio Número 02 Dar resultados sin faltar a la ética

Dar resultados sin faltar a la ética

Compartir

Por: Marco Iván Escotto Arroyo
Profesor de Filosofía y Empresa y Director Adjunto del Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional en el IPADE.

A lo largo de la historia empresarial, siempre ha habido escándalos que nos hacen cuestionarnos y replantearnos la forma de hacer negocios, la forma en que las escuelas de negocios están enseñando, e incluso, la forma en que nuestra economía funciona. Actualmente, algunas empresas nos plantean el reto de estar constantemente cuestionando y revisando nuestros sistemas para lograr un equilibrio entre dos variables relevantes en las empresas: ética y eficacia.

La relación entre estas dos variables ha provocado diversos debates, donde por una parte se les confronta y se les concibe como incompatibles, y por otro lado, hay todo un esfuerzo para intentar un equilibrio que le permita a la empresa competir sin causar un daño a la propia compañía, a sus grupos de interés y a sus clientes.

Dentro de este esfuerzo ha surgido una corriente ―en la que me incluyo―, que considera un sistema en el cual controles internos se promueva y desarrolle una cultura ética. Éste puede disminuir el riesgo e incentivar la productividad, combinando ética y eficacia, se le llama: Sistema de Ética y Compliance (EyC).

El concepto compliance no es nada nuevo y su significado literal sería: cumplimiento de normas. Usualmente lo encontramos inserto en los departamentos legales y su objetivo es asegurar que en diversos procesos, como compras de insumos, producción y ventas se cumplan todas las normas y leyes internas y externas de la compañía.

Sin embargo, el sistema de EyC del que hablamos es un concepto más amplio. Es parte de las herramientas estratégicas de la compañía y forma parte integral de las tareas de la dirección general en el día a día; es asegurarse que la organización sea competitiva sin violar normas éticas y legales.

Estos son algunos de sus elementos:

Código de ética: Suele comunicar lo que es importante para la empresa y explicita cómo quiere que sean sus relaciones con los stakeholders. Se debe encontrar variables que midan el compromiso de los empleados con el Código.

Controles internos: Son las medidas y estrategias para asegurarse de que los planes se lleven a cabo o, si lo requieren, sean modificados. Se enfocan tanto al producto o el servicio prestado, como a las personas que lo realizan.

Auditorías: Son una base de información muy importante para el sistema de EyC, en cuanto a los datos y estadísticas que se pueden usar para retroalimentación del mismo sistema.

Canales de comunicación: Mecanismos que tienen los empleados y proveedores para denunciar actos de corrupción. También son los canales de consulta que se tienen en caso de no saber cómo se debe actuar.

Guías e indicaciones explícitas para los directores y gerentes: La empresa expresa cómo se deben de entregar resultados sin violar los reglamentos que podrían exponer a la empresa.

Política de Compliance: Se refiere a cómo se adoptan y aterrizan las medidas del sistema de EyC en cuanto a: descripción de puestos, evaluaciones de desempeño e incentivos y desincentivos económicos.

Políticas explícitas de non compliance: Mecanismos de detección y prevención de actos de conducta criminal, y las maneras en cómo la empresa comunica las reglas, consecuencias y castigos en caso de que se viole alguno de los reglamentos o el código de ética.

Capacitación en cuanto al programa: Medidas para comunicar y asegurarse de que se conozcan y entiendan los reglamentos, leyes y Código de ética.

Continuo compromiso de alta dirección: El principal compromiso es, en primera instancia, con el ejemplo, debe ser el principal promotor de este tipo de sistemas.

Compromiso del Consejo de Administración: Ya sea por medio de un comité o evaluando el sistema continuamente.

Estructura: Para el éxito de este tipo de programas hace falta centrar los esfuerzos en alguien de la alta dirección. Usualmente se hace por medio del Chief Compliance Officer (CCO).

Evaluación del sistema: Este tipo de sistemas no son estáticos sino dinámicos, hay que estarlos evaluando constantemente para disminuir los errores y fortalecer lo que funciona.

El sistema no significa “tener o adquirir” cosas nuevas de las que se hacen ya en las empresas, sino aprovechar lo que ya se tiene y usarlo de un modo diferente. De tal manera que, a lo que ya se hacía de forma aislada por diversos departamentos, se le dé una visión sistémica y se comience a usar de manera conjunta.

El sistema de ética y compliance se vuelve una herramienta atractiva para incrementar la productividad, afianzar la marca y mejorar la rentabilidad, sin importar el tamaño de la empresa.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios