Inicio Artículo de Portada Alejandro Ramírez, un empresario completo

Alejandro Ramírez, un empresario completo

Compartir

Alejandro Ramírez es director general de Cinépolis, la compañía más grande de exhibición cinematográfica en América Latina. Es presidente del Consejo Mexicano de Negocios; presidente de la Fundación Cinépolis; y vicepresidente de Mexicanos Primero, una iniciativa para elevar la calidad de la educación en México. Se ha desempeñado como representante de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); también fungió como Secretario Técnico del Gabinete de Desarrollo Humano y Social del gobierno de México. Trabajó para el Banco Mundial y para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en las áreas de pobreza y desarrollo humano.

Toda su vida ha sido parte de la industria del cine, pues su familia ha participado en el negocio de la exhibición cinematográfica desde hace más de 50 años, lo que le permitió entender las entrañas del negocio desde que era niño. Dedicarse al cine le dio retos de diferente índole: “Cuando entré a la compañía yo era muy joven, tenía 25 años y había una generación de ejecutivos con mucha más experiencia. Uno de los retos iniciales fue ganarme un lugar dentro de la estructura y ganar legitimidad; que se viera que no estaba ahí por ser pariente de los fundadores y directivos en ese momento, sino que tenía algo que aportar”.

Al hablar sobre los pilares que sostienen a uno de los empresarios más importantes de América Latina, Alejandro Ramírez respondió que la familia es el más importante. “Las bases que te da haber crecido en una familia muy unida es muy importante; otro pilar fundamental también ha sido la educación y los principios que me inculcaron tanto mis papás, así como el paso por las distintas escuelas en las que estudié en México, Estados Unidos e Inglaterra. Otro pilar muy importante es mi equipo de trabajo; he logrado conformar un equipo altamente profesional y muy competente que me parece es lo que ha permitido a Cinépolis convertirse en una compañía de clase mundial”.

Su papel como presidente del Consejo Mexicano de Negocios

Dada la coyuntura que vive México, algunos negocios mexicanos en Estados Unidos están viviendo un momento difícil, el plan de Alejandro Ramírez como presidente del Consejo Mexicano de Negocios es reposicionar a México como un país que no genera problemas, sino oportunidades para los estadounidenses. “Lo que nos compete como Consejo Mexicano de Negocios es demostrar que somos un país que permite tener un comercio muy grande, muy sano; un país que le permite al consumidor americano consumir bienes y servicios de gran calidad y de menor precio; un país que también tiene empresas multinacionales que están invirtiendo en Estados Unidos y que están generando empleos en ese país”.

Somos socios estratégicos para Estados Unidos; el comercio bilateral se ha cuadruplicado desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Sobre el legado que le gustaría dejar en el Consejo Mexicano de Negocios, Ramírez quiere que el Consejo contribuya más de lo que ha hecho en el pasado.

“Me gustaría que después de mi paso por el Consejo se tenga un crecimiento incluyente, un mayor crecimiento en México, no sólo dinámico, sino que también contribuyamos desde la trinchera ciudadana y empresarial para robustecer el estado de derecho de nuestro país, que es uno de los grandes retos que tenemos como mexicanos: fortalecer las instituciones del estado mexicano y garantizar la plena vigencia del estado de derecho, en todo el territorio nacional, en los temas de seguridad, de combate a la corrupción y de combate a la impunidad.

Me gustaría que el Consejo también tenga una mayor aportación en temas educativos en México, cómo generaremos más oportunidades de desarrollo a jóvenes talentosos en México, es otro de los proyectos que me importa y que me gustaría dejar como legado; y, finalmente, también cómo el Consejo contribuye al desarrollo de más pequeñas y medianas empresas en nuestro país a través de capacitación, de vinculación a las cadenas de suministro de las grandes empresas del Consejo y de apoyo para que obtengan financiamiento”.

Su relación con la AEM

Sobre la Asociación de Empresarios Mexicanos, Alejandro Ramírez reconoce la importancia de una organización que apoye a los emprendedores. “La AEM es una gran organización porque permite a los empresarios mexicanos conocerse y forjar redes de colaboración que también les sirve para defenderse cuando hay amenazas comunes, como puede ser el discurso xenófobo, antiinmigrante y antimexicano de uno de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos. También les sirve para compartirse mejores prácticas, para ayudarse a crecer, a escalar los negocios. Creo que es una gran institución que celebro que exista y sea tan activa y tan constructiva como ha venido siendo”.

“El CMN y la AEM pueden unir fuerzas para ayudar a reconstruir y reposicionar la imagen de México en Estados Unidos y lo que contribuye el comercio bilateral a Estados Unidos y el consumidor promedio americano. Hoy por hoy los americanos nos ven como una fuente de problemas, un país que exporta drogas y lamentablemente es la percepción mayoritaria de cómo nos ven.

Lo que tenemos que hacer es que nos vean como un país con el que Estados Unidos hace muchos negocios y con el que se comercia mucho, pero también cuyo comercio con México es la fuente de trabajo para millones de estadounidenses y muchas decenas de millones de estadounidenses se benefician de ese comercio bilateral con México. Gracias a este comercio bilateral pueden consumir bienes y servicios de menor precio y que todos los días muchos americanos consumen. Este comercio bilateral es una relación ganar-ganar”.

Por último, Alejandro Ramírez les da un consejo a los empresarios que están expandiendo sus negocios hacia Estados Unidos.

“Estados Unidos es un país con muchas oportunidades, pero también con un grado de complejidad alto, porque hay una competencia muy intensa en, prácticamente, todos los ámbitos. Les diría que analicen muy bien cuál es su mercado objetivo, que analicen que su modelo de negocio tenga potencial para ser exitoso.

Analizar muy bien cuáles son tus fuentes de ventaja comparativa, porqué puedes tener éxito en un negocio en particular y analizar a profundidad contra quiénes compites; qué barreras de entrada hay para tu producto o servicio; qué productos sustitutos existen para tu producto o servicio; quiénes son tus clientes y cómo vas a llegar a ellos; finalmente quiénes son tus proveedores y qué tanta fuerza relativa tienen. Fundamentalmente hacer un análisis muy completo para minimizar el potencial de error”.

Cinépolis tiene salas de cine en 13 países del mundo y es hoy la segunda cadena más grande del mundo, en términos de asistentes, la cuarta más grande del mundo en términos de pantallas.”

_________________________________________________________________________

Alejandro Ramírez, a Well-Rounded Entrepreneur

Alejandro Ramírez is CEO of Cinépolis, the largest film exhibition company in Latin America. He is president of the Mexican Business Council (CMN, for its acronym in Spanish); president of Fundación Cinépolis; and vice president of Mexicanos Primero, an initiative to improve the quality of education in Mexico. He has served as Mexico’s representative before the Organization for Economic Co-operation and Development (OECD). He also served as technical secretary of the Mexican government’s Human and Social Development Office. He worked for the World Bank and for the United Nations Development Programme in the poverty and human development areas.

Throughout his life, he has been a part of the film industry since his family has participated in the film exhibition business for over 50 years. Devoting himself to the film industry has come with different challenges: “I was very young when I joined the company . . . and there was a much more experienced generation of executives. One of the first challenges I had was earning a place in the structure and gaining legitimacy, showing that I was there not for my kinship with the founders and executive managers at that moment, but because I had something to contribute.”

When talking about the basic pillars that sustain one of the most important entrepreneurs in Latin America, Alejandro Ramírez said that family is the most important: “The foundation of having grown up in a tight-knit family is very important; another basic pillar has been the education and principles instilled in me by my parents and through my journey in the different schools where I studied in Mexico, the U.S., and England. Another very significant pillar is my work team; I have managed to put together a highly professional and skilled team, which I think is what has enabled Cinépolis to become a world-class company.”

His role as president of the Mexican Business Council

Because of Mexico’s current situation, some Mexican businesses in the U.S. are going through a difficult moment. The plan set out by Alejandro Ramírez is repositioning Mexico as a country that creates opportunities, not problems, for Americans: “Our intention, in the Mexican Business Council, is to show that we are a country that enables a sizable and healthy trade; a country that allows American consumers to purchase high-quality goods and services at a lower price; a country that also has multinational companies that are investing and creating jobs in the United States. For the U.S., we are strategic partners; bilateral trade has quadruplicated since NAFTA’s signing.”

With regard to the legacy that he would like to leave at the Mexican Business Council, Ramírez wants the Council to contribute more of what it has done in the past: “After my tenure at the Council, I wish we may acquire an inclusive growth, a greater growth in Mexico, not only dynamic but also to contribute from the citizens and entrepreneurs’ trenches in order to toughen the rule of law in our country, which is one of the challenges we have as Mexicans . . . I would like for the Council to contribute greater on education issues in Mexico. Another project . . . is how we’ll generate more development opportunities for talented young people in Mexico. And finally, how the Council contributes to the development of more small- and medium-sized companies in our country through training, connection to the supply chains of the Council’s largest companies, and support so that they can secure financing.”

His relationship with AEM

Regarding AEM, Alejandro Ramírez recognizes the importance of an organization that supports entrepreneurs:

“AEM is a great organization because it enables Mexican entrepreneurs to know each other and establish collaboration networks, which they can also rely on when defending themselves against common threats such as the xenophobic, anti-immigrant, and anti-Mexican discourse of one of the candidates running for the presidency of the United States. It also helps them share better practices; help each other to grow . . . their businesses. I think that it’s a great institution . . . .

“CMN and AEM can join forces to help rebuild and reposition Mexico’s image in the United States and how much bilateral trade it contributes to the United States and the average American consumer . . . .

“What we need to do is to make them perceive us not only as a country with which the United States does a lot of business and trades greatly, but also that said trade with Mexico is the source of jobs for millions of Americans; that many tens of millions of Americans benefit from this bilateral trade with Mexico. Thanks to that bilateral trade, they can acquire goods and services at a lower price . . . . This bilateral trade is a win-win relationship.”

Lastly, Alejandro Ramírez offers advice to the entrepreneurs who are expanding their businesses to the United States:

“The United States is a country with not only many opportunities, but also a high level of complexity due to the existing very intense competition in almost every arena. I would tell them to thoroughly analyze and identify their target market and make sure that their business model has potential to become successful.

“To meticulously analyze and identify . . . their sources of comparative advantage; why they can be successful in a particular business; to deeply analyze their competitors; what entry barriers exist for their product or service; what substitute products exist for their product or service; who their consumers are, and how they will reach them; and lastly, who their suppliers are, and how much relative strength they possess. Basically, make a comprehensive analysis to minimize the potential for error.”

Cinépolis has movie theatres in 13 countries around the world and today is the second largest movie theatre chain in the planet—in terms of moviegoers—and the fourth largest globally—in terms of theatre screens.”

Comentarios

comentarios