miércoles, septiembre 19, 2018
Inicio Etiquetas Regina Moya

Tag: Regina Moya

Regina Moya: Librándolos de todo mal, amén

El otro día venía en el coche escuchando una entrevista que le hacían a un autor. Me llamó la atención el título de su...

Regina Moya: Consumo que consume la razón

¿Para qué nos hacemos? TODO queremos comprar y TODO nos quieren vender. Detengámonos un momento a observar hasta donde llegan nuestras locuras. Pongamos el desafortunado ejemplo de una perrita que compramos el mes pasado.

Regina Moya: Someday is Today

Así leía el título del espectacular sobre la 281. Algún día es hoy. Una frase sencilla que me pegó más fuerte que una bofetada en la cara.

Regina Moya: ¡UNA ES UNA Y OTRA ES OTRA!

Por ahí de finales de octubre, mientras mis hijos ponían sus decoraciones de Halloween en la entrada: tumbas, telarañas y un monstruo espantoso que emitía un chillido de tortura al mínimo movimiento, yo me esmeraba en pegar papel picado sobre mi altar de muertos adentro de la casa. El retrato de los abuelos en blanco y negro ocupaba el lugar central. Calaveritas de azúcar y coloridas Catrinas lo rodeaban.

Regina Moya: ¡En español por favor!

El otro día iba en el HEB haciendo mis compras matutinas, y mientras toqueteaba los aguacates para ver cuál estaba bueno, mi cerebro se frenó en seco al oír a una señora que llevaba una conversación con su hijito.

¡Turista en mi país!

Este verano huimos del calor infernal de San Antonio para irnos a la Ciudad de México. Desde el avión ya veía la capa de contaminación ahogando a mi adorada ciudad y casi me da un infarto de la emoción. ¡Ya llegamos! Grité.

Regina Moya:¡No quiero que mis hijos se vayan al College!

Tengo una amiga muy querida a la que el otro día fui a visitar. Vive en el centro de San Antonio y es artista. Fuimos a dar una vuelta por la calle de King William con sus mansiones victorianas que datan de finales del siglo XIX cubiertas de árboles viejos que se han retorcido majestuosamente con el paso del tiempo.

Regina Moya: ¡Siempre no se nos acabó el mundo!… ¿O sí?

Estábamos de vacaciones de Navidad en Colorado, nos quedamos de ver ahí con abuelos, tíos, primos y nietos, cual familia burrón, tal como nos gusta a los mexicanos. Para nosotros, unas vacaciones sin escándalos, gritos, calenturas, niños descalabrados, alguna maleta perdida y otras tragedias propias de viajar en manada, no son unas vacaciones como Dios manda.

Regina Moya: Mamá y empresaria ¿Agua y aceite?

Son las doce del día, la bebé por fin duerme su siesta. Me llama mi esposo…Me cuenta de sus múltiples actividades, alegrías y corajes del día, citas que hizo, lugares a donde fue, personas con las que arregló el mundo, el deal que cerró…hasta me cuenta el chiste que le acaban de contar que lo hizo reír.

Regina Moya: Texas Size…¿En las caderas?

A dos meses de haber tenido a mi tercer bebé, estaba harta de seguir usando ropa de maternidad… ¡Otra vez el odioso tema de bajar de peso!, ¡qué pesadilla tan constante! Además no ayuda nadita vivir en Texas: el paraíso de los gordos, donde las porciones tejanas inundan los platos y al final nos las acabamos por nuestra costumbre hispana de no desperdiciar.