Inicio Estilo de Vida Si nos vamos, nos vamos todos

Si nos vamos, nos vamos todos

Compartir
  • Mamá, ¿si gana Donald Trump, papá y tú que son mexicanos se van a regresar a México, y mis hermanos y yo que somos americanos nos vamos a quedar solos aquí en la casa? ¿Quién nos va a llevar a la escuela?
  • Tú no te preocupes demasiado – le dije a mi hijo de nueve años – porque no nos vamos a ir…- luego, un poco titubeante añadí: -…y si nos vamos, nos vamos todos.

Cuando Andrés, mi hijo, llegó de la escuela con cara de angustia haciendo esta pregunta, no sé si mi respuesta lo tranquilizó o lo angustió todavía más.

Nunca antes había escrito un artículo de política y no me interesa hacerlo, pero confieso que mi mente obsesiva no deja de darle vueltas a este tema y siendo fiel a mi manía de plasmar por escrito mis obsesiones y preocupaciones, decidí dedicarle este artículo al tema de Trump porque, como supondrás, siendo mexicana con una visa pero sin una Green card, y trabajando en un centro de niños migrantes, la idea de que Donald Trump sea presidente me pone los pelos de punta. Por más que trato de entender qué hay dentro de esa cabecita pintada color elote un día y mandarina el otro, no logro descifrarlo.

No puedo entender que un país con una sociedad tan incluyente, se esté convirtiendo en un hervidero de seguidores de este señor con ideas tan racistas en pleno 2016. ¿Qué no habíamos superado ya estas ideologías?, ¿qué no tuvimos ya una buena lección con las Guerras Mundiales? Mi sentir es que si gana Trump, habrá sin duda un retroceso en cuestión de valores humanos en Estados Unidos, lo cual no coopera nada con la estabilidad del resto del mundo que de por sí está en pincitas.

Continuemos en la línea de lo fatalista… nuestro pobre México con el dólar a 18 pesos, y enormemente decepcionado de Enrique Peña Nieto, tiene sin duda la posibilidad, una vez más, de que el PRI abandone cabizbajo Los Pinos. Y con esto, te dejo esta imagen mental de tarea: imagínate a Trump y López Obrador de presidentes el siguiente sexenio. ¿Cómo sería esa nueva relación México-Estados Unidos?… ¿Ah verdad? Ahora sí ya te pusiste a temblar, qué muro de Berlín ni qué nada.

¿Y qué podemos hacer? Tener la paciencia del santo Job y esperar a ver qué pasa. Algunos están tranquilos. El taxista africano que conocí esta semana se reía y me decía que este país nunca aceptaría reformas estúpidas, que el presidente no puede tomar decisiones solo.

Yo, por si las dudas, sí me planteo un “plan B”, que obviamente sería regresar a mi país, y si ese plan B lo tuvieran todos los empresarios, doctores, constructores, cineastas, agricultores y demás trabajadores mexicanos que viven en Estados Unidos y aportan millones a su economía, México se vería enormemente beneficiado recuperando a esa juventud talentosa que poco a poco ha ido perdiendo. Ahora bien, si el Peje gana en el 2018, mi “plan B” tendría que convertirse en un “plan C”.

Y yo creo que la respuesta a mi hijo, seguiría siendo la misma… Si nos vamos, nos vamos todos, y en mi corazón pensaría que nos vamos, pero nos vamos a la fregada, porque nos se me ocurre ningún otro lugar.

Por: Regina Moya

 

Comentarios

comentarios