Inicio Número 10 Oaxaca, cultura multicolor

Oaxaca, cultura multicolor

Compartir

El encanto de Oaxaca fascina siempre, el espíritu indígena y la obra constructora de los colonizadores españoles dan la bienvenida a los visitantes.

Era conocido como Huayacac, palabra náhuatl que significa “punta de los guajes”, su nombre la definiría como el principio de un prominente futuro en la edificación de la entonces naciente cultura mexicana.

En la actualidad atesora joyas de las magnificas construcciones que en ella se alzan majestuosas y alberga a quince pueblos indígenas con sus culturas propias.

En la zona centro de Oaxaca converge una cultura surrealista, pues combina arte  tradicional, moderno y pragmático. En esta ciudad se concentran toda una diversidad de creencias mismas que se amalgaman con una expectativa cultural diversa.

Además de cautivarnos con su belleza arquitectónica, la ciudad de Oaxaca también es uno de los lugares favoritos por los turistas debido a que todo el año el clima es ideal, cálido, sus temperaturas medias anuales varían de 22°C a 28°C.

Lugares que debes visitar

Ciudad y estado no se quedan atrás, siempre enaltecen sus sabores y, por supuesto, la camada de artistas que ha dado. Lleno de colores, Oaxaca nos recibe cargado de diseño y tradición que conserva lo mejor de México, por eso te enlistamos los lugares a los que no puedes faltar.

Una de las primeras construcciones civiles que se realizaron en Oaxaca fue el Acueducto de la Cascada, que en la antigüedad suministraba el agua a toda la ciudad.

El Zócalo de la ciudad, la Alameda de León, la Escuela de Leyes y el Palacio de Gobierno, son los edificios de la época moderna que no te puedes perder.

Oaxaca es cuna del arte, así que debes visitar la mayoría de los museos e iglesias. Destacan el Museo Regional de Antropología e Historia, el cual alberga piezas de origen mixteco y zapoteco; el Museo de Arte Prehispánico Rufino Tamayo, integrado por una vasta colección de objetos procedentes, no sólo de Oaxaca, sino de todo el país; el Museo de Arte Contemporáneo y un largo etcétera. Las iglesias más interesantes son la Catedral, la Soledad y Santo Domingo, baluartes de la nueva fe levantada sobre la cosmogonía indígena.

También debes visitar Monte Albán, zona arqueológica que se encuentra a 8 kilómetros. Es una ciudad prehispánica que fungió anteriormente como capital de los zapotecos y en su momento albergó alrededor de 35 mil habitantes. Su auge su vivió de los años 500 a. C. al 800 d.C, es reconocida por su bella arquitectura, las piedras grabadas y las urnas de cerámica gris. Para 1987, Monte Albán fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Una de las fiestas más famosas es La Guelaguetza, celebración que forma parte de los cultos a la Virgen del Carmen. Se celebra los dos lunes más cercanos a la festividad católica (16 de julio). En este festejo participan grupos folklóricos de las ocho regiones del estado.

¿Dónde hospedarse?

El hotel Marhialja Suites se caracteriza por el amor por Oaxaca. Se preocupan por ofrecer  servicios de calidad, con calidez humana en todas sus actividades. Cada una de las suites tiene un nombre, una historia, olores y colores distintos, las tres se han creado para el huésped. Se encuentra cerca del Zócalo, cerca de iglesias, museos y mercados.

Dirección: Colón No. 110, Centro Histórico.

www.marhialjasuites.com

Abrió sus puertas a finales de 2010, el hotel Azul Oaxaca es una vieja casona en los alrededores del centro de la ciudad. Es un hotel-galería que alberga 21 habitaciones, cuenta con la participación de los mejores artistas plásticos del estado: Francisco Toledo, Rubén Leyva, José Villalobos, Luis Zárate y el Colectivo Frijol Parado. Las esculturas, mosaicos, así como el menú, bebidas y detalles en habitaciones y áreas comunes del hotel, están inspiradas en objetos y herramientas de la cultura popular del estado.

Dirección: Abasolo 313, Centro Histórico.

www.hotelazuloaxaca.com

Cuando al conquistador Hernán Cortés le ofrecieron tierras en el reino que había conquistado para el Emperador Carlos V, sin dudarlo eligió el Valle de la nueva Antequera ya que, para él, Oaxaca era la joya más brillante de la Nueva España.

El Palacio Borghese Hotel Boutique es una bella casa de la época colonial que fue construida para albergar a los españoles y criollos,  se encuentra a una cuadra y media del majestuoso templo de Santo Domingo de Guzmán y a unos cuantos pasos del Andador Turístico.

Dirección: Allende 208, Centro Histórico.

www.palacioborghese.com 

¿Dónde comer?

La Capilla

Es uno de los mejores restaurantes de comida oaxaqueña. Fogones y ollas de barro cocinan a fuego lento los deliciosos platillos. El mole negro es la especialidad de la casa.

Al terminar de comer, se puede reposar sobre las hamacas que cuelgan de los árboles del lugar.

Dirección: Carretera Oaxaca – Zaachila km 14, a 20 minutos de la ciudad de Oaxaca.

Mercado Benito Juárez

Uno de los platillos más famosos de la cocina oaxaqueña son los chapulines. Los puedes encontrar a las afueras de los mercados de Oaxaca en varias presentaciones: chile con limón, al mojo de ajo y con limón y sal. Son una botana ideal y puede ser acompañada de la bebida típica: el mezcal.

Dirección: Mercado Benito Juárez, entre Flores Magón y 20 de Noviembre.

Mercado 20 de noviembre

Para probar otro de los platillos típicos de la ciudad como las tlayudas preparadas con frijoles, tasajo, cecina o chorizo, nada mejor como el mercado 20 de Noviembre, donde como postre también podrás probar la nieve de crema de mezcal.

Dirección: Calle 20 de Noviembre esquina con Miguel Cabrera.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios