Inicio Artículo de Portada Miguel Basáñez, pieza clave en la relación bilateral

Miguel Basáñez, pieza clave en la relación bilateral

Compartir

Por: Mariana Trujillo

Miguel Basáñez es el máximo representante de México en Estados Unidos, pues, desde el 2 de septiembre de 2015, fue ratificado por el Senado de la República como embajador de México en aquél país. Pero antes de llegar a este puesto, el doctor Basáñez tuvo una larga trayectoria en el sector público, en el ámbito de encuestas y en el plano académico.

En la administración pública Basáñez ha ocupado distintos puestos, fue procurador de Justicia en el Estado de México y secretario particular del secretario de Energía, ha trabajado en la Presidencia de la República y en otros puestos en el gobierno del Estado de México.

En cuanto al ámbito de las encuestas, su desarrollo ha sido en distintas empresas y posiciones, fue presidente en la Asociación Mundial de Investigación en Opinión Pública (WAPOR); en Market and Opinion Research International (MORI), fue director general en México y vicepresidente de MORI Internacional; así como presidente de la Global Quality Research Corporation. El embajador es licenciado en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, maestro en filosofía por la London School of Economics and Political Science y en administración pública por la Universidad de Warwick, obtuvo su doctorado en sociología política en la London School of Economics and Political Science; todos estos estudios le han permitido desenvolverse como académico.

Basáñez también fungió como profesor visitante en la Universidad de Michigan y profesor de Valores, Cultura y Desarrollo en la Escuela Fletcher de la Universidad Tufts, en donde también fungió como director de proyectos especiales de investigación y docencia. Además, ha estado involucrado en la publicación de 14 libros, como editor o como autor.

En la política, ¿qué está pasando?

En este momento un tema político específico está siendo muy hablado y discutido: algunos políticos estadounidenses han hecho comentarios negativos acerca de los migrantes latinoamericanos. El embajador opina que “se trata de un discurso racista que no coincide con los valores fundamentales de Estados Unidos. Está basado en la ignorancia. Las relaciones entre ambos países son fuertes y productivas. Tenemos muy buena vinculación, con un comercio de un millón de dólares cada minuto, además de un millón de cruces ordenados, legales. Millones de empleos en Estados Unidos dependen de hacer negocios con México. Los mexicanos y los mexicoamericanos contribuyen mucho en la creación de empleos. El comercio es una realidad, al igual que la integración y la prosperidad común que construimos juntos día a día. Nadie, especialmente los políticos, debe perder de vista que, de acuerdo con las cifras y tendencias del censo de Estados Unidos, los latinos serán mayoría en este país hacia el año 2050”.

El embajador cree que la mejor manera para cambiar la narrativa en la relación México-EE. UU. de una manera más positiva es contextualizando sus retos y exponiendo el carácter diverso de los temas de la relación. “Es también un asunto de estereotipos arcaicos. Hay que actualizar los estereotipos que naturalmente se forman sobre México y los mexicanos y sustituir aquellos atrasados o negativos con algunos más acordes con la actualidad y la realidad”.

El tema de la diáspora mexicana es un punto importante, la Asociación de Empresarios Mexicanos busca trabajar en conjunto con la embajada para lograr el mejor resultado en esto. El doctor Basáñez comenta que se trata de empoderar a nuestra comunidad e impulsarla para que tenga mayor influencia en Estados Unidos: “La Asociación agrupa y toca a uno de los segmentos más importantes, positivos y de mayor influencia. Es necesario que trabajemos continuamente en difundir el trabajo y los logros de los empresarios mexicanos en este país”. 

Los mexicanos en Estados Unidos

Al ser el máximo representante de los mexicanos en Estados Unidos, la embajada ve por su bienestar en distintas maneras. El embajador comenta que la política pública que el gobierno de México maneja entorno a ellos incluye la protección, pero va más allá, “buscamos apoyar sus aspiraciones personales y profesionales porque ello, además de beneficiarlos, es muy positivo para México y para Estados Unidos en razón de la enorme contribución que realizan a la economía y la sociedad de este país”. Basáñez cuida que se respeten los derechos humanos y se les reconozca como agentes de progreso y cambio.

En particular con los empresarios y profesionistas mexicanos que radican en EE. UU., la embajada los apoya promoviendo eventos para que se puedan construir redes que les permitan ayudarse entre sí. Otro de los beneficios de hacer esto es que se “logrará crear una sustentabilidad financiera que permitirá lograr los objetivos de la comunidad mexicana y mexicoamericana en Estados Unidos”.

Presencia, ese es el consejo que el embajador le da a los empresarios y profesionistas mexicanos que ejercen en EE. UU.: “Que tengan presencia en el Capitolio y creen grupos de base. Es indispensable que los mexicanos estén presentes en diferentes foros para que puedan crear objetivos y desarrollar estrategias”. Al estar presente en el cabildeo, se está en contacto con empresas que pueden salir beneficiadas. En cuanto a los grupos temáticos de trabajo, el doctor cree que son una buena opción porque con éstos se le puede dar continuidad a las iniciativas que los distintos empresarios y profesionistas vayan creando.

El futuro de la embajada

Los principales objetivos que tendrá el embajador en su periodo son:

  • El empoderamiento de los tres millones y medio de mexicanos que viven en Estados Unidos y tienen derecho a la ciudadanía estadounidense.
  • Impulsar la maquinaria más poderosa de cabildeo en Estados Unidos para poder resolver los problemas que enfrenta la gente común en el día a día.

Comentarios

comentarios