Inicio Número 02 Llegó el momento de recuperar al talento que se llevó la crisis

Llegó el momento de recuperar al talento que se llevó la crisis

Compartir

Por: Lic. Pedro Borda Hartmann
Director de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh)

Tras la estela de obstáculos y desperfectos que ha dejado la crisis financiera y económica mundial, se abre para todos la oportunidad de obtener ventajas que pueden valer oro molido justo ahí donde otros solamente ven lo que los malos tiempos suelen heredar. Es momento de cambiar el punto de vista y ampliar la mirada. ¿A qué me refiero?

Dos de los efectos derivados de la crisis fueron el cierre de posiciones laborales y la desaceleración en la creación de empleos en todo el mundo. Particularmente en Estados Unidos, actualmente el número de desempleados migrantes mexicanos ronda las 700 mil personas. A ellos se suman otros 900 mil mexicanos de segunda o tercera generación que se encuentran en condiciones similares. Así lo dio a conocer el estudio publicado por la unidad de investigación del banco BBVA.

Asunto clave: recuperar el talento mexicano

Durante la crisis mundial de 2009, tanto en México como en EU, las empresas grandes, medianas y pequeñas lanzaron al mercado laboral a colaboradores que no pudieron retener por diversos factores. De acuerdo con expertos de diferentes firmas asociadas a Amedirh, se trata de un error grave que cometen las organizaciones ante el temor y la falta de estrategias y acciones de mayor cautela.

Debemos preguntarnos si en nuestras empresas y negocios conservamos al talento o lo dejamos disponible para el mejor postor. Por un momento, ¿han estimado de qué tamaño es la inversión que ustedes realizaron para incorporar y entrenar a los empleados que finalmente fueron despedidos?

Hoy día, es indispensable revisar los pros y contras que trae consigo un comportamiento de esta naturaleza. En más de una ocasión hemos visto cómo los ejecutivos y directivos actúan dejándose llevar por el temor de una crisis y, desde luego, cuando hay cierta debilidad en las empresas que no tienen total certidumbre sobre las cualidades de sus Recursos Humanos y qué medidas tomar para realizar una retención efectiva con una oferta de beneficios flexibles más atractiva.

Alrededor de 30% de los colaboradores del total del conjunto que se halla disponible en el mercado laboral, son personas que las empresas pusieron en circulación por falta de conocimiento y control. Es decir, a río revuelto, ganancia de pescadores.

Si bien la reactivación económica mundial es lenta, paulatinamente irá en aumento la necesidad de mayores volúmenes de productos y servicios. Las empresas que dejaron libre a su talento se verán obligadas en menor o mayor grado a realizar nuevos procesos de atracción y selección que repercutirán económicamente en sus presupuestos y balances.

Los ejecutivos de Recursos Humanos de las empresas mexicanas en EU se encuentran ahora ante la oportunidad de recuperar al talento que quedó disponible, o bien, de convertirse en organizaciones capaces de ofrecer mejores condiciones para colaboradores nuevos que agreguen valor a sus procesos clave.

En estos tiempos, hay que dar un paso más para anticiparnos y recuperar el talento que está disponible entre los mexicanos que aún buscan un lugar en empresas y negocios con mejores opciones de desarrollo acordes con sus expectativas.

Tiempo de aprendizajes

La gran lección que nos deja la guerra del talento luego de la crisis consiste en reconocer que el talento debe ser identificado, evaluado en su potencial y desempeño, clasificado y valorado profundamente. Esto también nos lleva a formular, probar y perfeccionar nuevos modelos de gestión de Recursos Humanos que permitan asesorar de forma acertada a los directivos cuando se piensa en desprenderse de los colaboradores ante una situación crítica.

Junto con este aprendizaje llega también la oportunidad de implementar estrategias y herramientas necesarias para reaccionar de manera ágil ante el talento que se halla disponible en el mercado. Asimismo, para asesorar de manera experta a sus directores en torno a los planes de retención de talento a fin de quedarse con los mejores miembros del equipo antes que ponerlos en manos de la competencia.

Y si miramos con un poco más de amplitud, observaremos cómo este fenómeno se articula en una carambola que beneficiará directamente a EU en su relación con México, gracias al flujo de remesas que se intercambian anualmente entre ambas naciones. Estamos hablando de que para noviembre del año que terminó habían crecido a un ritmo lento de 8.6% y que eventualmente habrán de recuperar sus niveles. Esta es sólo una de las aristas de una problemática a la que debemos aprender a sacar ventaja.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios