Inicio Entrevistas Lealtad y compromiso con México

Lealtad y compromiso con México

Compartir

Armando Ortiz Rocha

“Me apasiona el quehacer público, nací para ello, no sé hacer otra cosa en la vida más que servir a los demás a través de nuestras instituciones. Ha sido un verdadero honor para mí representar a México en el extranjero durante tantos años”.

Apasionado por el servicio público y con la experiencia acumulada durante 42 años en diversas dependencias del Gobierno Federal mexicano, Armando Ortiz Rocha es un ejemplo de integridad y compromiso con México y con su trabajo al frente del Consulado General de este país en la ciudad de San Antonio.

Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana, realizó estudios de posgrado en Administración Pública en la Universidad de Manchester, Inglaterra. Durante los últimos 21 años ha colaborado con la Secretaría de Relaciones Exteriores, 19 de los cuales ha fungido como titular en distintas representaciones consulares de México en Estados Unidos. Su trayectoria la ha compartido con su esposa, Sara Moreno Franco, a quien describe como “compañera de viaje en esta vuelta; siempre alegre y solidaria”.

En entrevista para Empresarios AEM, Armando Ortiz Rocha habla sobre su trayectoria y sobre el trabajo que realiza día a día en el Consulado.

-¿Cuándo comenzó su carrera en la Secretaría de Relaciones Exteriores y como Cónsul General?

-En 1989 pensaba asociarme a un despacho de análisis y consultoría política, justo cuando fui invitado a integrarme a la Secretaría de Relaciones Exteriores, que encabezaba Don Fernando Solana, un funcionario excepcional. Ingresé como Coordinador de Asesores de un cercano amigo, Javier Barros Valero, quien se desempeñaba en la Subsecretaría de Cooperación Internacional y tenía bajo su responsabilidad muy importantes direcciones generales: Protección y Asuntos Consulares; Cooperación Técnica y Científica; Asuntos Culturales; el Programa para las Comunidades Mexicanas en el Extranjero (lo que hoy es el Instituto de los Mexicanos en el Exterior).

Al inicio de 1992 fui designado como titular del Consulado General de México en Austin, y desde entonces he tenido el singular privilegio de representar a nuestro país en Estados Unidos.

-¿Cuál es la relación del Consulado con los empresarios mexicanos en la ciudad?

-La misión central de nuestro trabajo es atender con diligencia y eficacia a toda la comunidad, incluido, desde luego, el importante segmento empresarial mexicano que está haciendo su vida aquí en San Antonio.

En cuestión de trámites, los servicios que con más frecuencia demandan los empresarios y sus familias corresponden al área documental, como son pasaportes, registros de nacimiento y poderes notariales.

Asimismo, se les presta orientación en materia migratoria y se les pone en contacto con las organizaciones de la ciudad que atienden el ámbito de los negocios, como son el Free Trade Alliance, las Cámaras de Comercio y, por supuesto, la Asociación de Empresarios Mexicanos, a cuya directiva aprovecho para felicitar por la iniciativa de lanzar esta revista y por su interés en propiciar una entrevista que me permite tener un nuevo acercamiento con muchos compatriotas.

-¿Cómo definiría usted la relación que existe actualmente entre México y San Antonio?

-Inmejorable. San Antonio es la ciudad más mexicana que existe en Estados Unidos; siempre ha sido la puerta de entrada de México hacía este país. Geográficamente es la primera gran ciudad que nos encontramos los mexicanos al ingresar a Estados Unidos; esta condicionante y la historia compartida han determinado la cercanía tan especial que nos vincula con San Antonio.

-La comunidad mexicana siempre lo ha reconocido como un hombre al servicio de ésta, ¿cuáles han sido sus mayores satisfacciones en su desempeño como Cónsul General?

-Me apasiona el quehacer público, nací para ello, no sé hacer otra cosa en la vida más que servir a los demás a través de nuestras instituciones. Ha sido un verdadero honor para mí representar a México en el extranjero durante tantos años, teniendo la oportunidad de coordinar los esfuerzos de varias oficinas consulares con distintos equipos humanos que invariablemente han cumplido a cabalidad la misión encomendada.

El trabajo medular de las oficinas consulares significa el servicio cotidiano a miles y miles de compatriotas, procurando que siempre se preste con el trato amable, respetuoso y eficaz que todos los mexicanos merecemos.

-Además de su trabajo, ¿qué le gusta hacer en su tiempo libre?

– Cuando tengo tiempo disponible sigo leyendo, me encanta la música de todo tipo y veo algunos deportes en la televisión. Sara y yo jugamos una noche a la semana en una liga oficial de boliche, deporte que practicamos desde hace años.

-¿Qué mensaje le gustaría enviar a la comunidad mexicana que radica en San Antonio?

-Quisiera destacar que las puertas del Consulado están permanentemente abiertas al servicio de todos los mexicanos por igual, sin distinción de credo político o religioso, de situación migratoria o de estrato socioeconómico. Si algún miembro de nuestra comunidad tiene cualquier tipo de problema, por favor que haga contacto con el Consulado para poder brindarle la orientación y asistencia que corresponda.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios