Inicio Número 04 Lindsay A. Martin: La nueva transparencia

Lindsay A. Martin: La nueva transparencia

Compartir

Por Lindsay A. Martin, Accionista de Oppenheimer, Blend, Harrison + Tate, Inc. Abogado especializado en derecho tributario, corporativo y planeación patrimonial internacional

Hace algunas décadas mis clientes podían confiar en la privacidad financiera, pero los tiempos han cambiado. Con gobiernos sufriendo por ingresos tributarios, las autoridades fiscales están acechando a infractores y evasores fiscales. Compartir la información global y cumplir con las leyes ahora es la norma y no la excepción. Las reglas nuevas se están multiplicando.

Por ejemplo, recientemente recibí las llamadas de muchos clientes mexicanos sobre una regla propuesta por el Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés). De autorizarse, se les requeriría a los bancos estadounidenses reportar al gobierno de EU el último domicilio conocido de los cuentahabientes extranjeros, aun cuando las cuentas bancarias no paguen impuestos en el país.  La regla aún no ha sido finalizada y banqueros de Florida, California y Texas continúan combatiéndola.

A pesar de que la información solicitada debe presentarse de forma voluntaria, las multas por no proporcionarla son severas. Muchos de los requisitos para reportar no sólo abarcan la recaudación de impuestos, sino que intentan recolectar información en la era de la “nueva transparencia”:

Cuentas financieras en el extranjero: Si usted es un ciudadano mexicano y mantiene una cuenta bancaria o de valores en México o en cualquier otra jurisdicción offshore, entonces usted pudiera tener que reportarla al IRS.

Pudiera ser que usted esté trabajando en los EU con una visa y permanezca en el país por más de 183 días en un año, tenga una residencia permanente legal, o sea un ciudadano estadounidense; bajo cualquiera de esas circunstancias, en general, a usted se le considera ser un “residente fiscal estadounidense” y se le requiere presentar una declaración de impuestos sobre la renta en EU y reportar -por separado- al IRS los detalles de cualquier cuenta financiera en el extranjero con un valor superior a los $10,000 dólares.

Las multas pecuniarias por voluntariamente no cumplir con presentar el Reporte de Cuentas Bancarias y Financieras Extranjeras o formulario “FBAR” se encuentran dentro de las más severas en el sistema tributario de los EU: $100,000 dólares o la mitad del valor de la cuenta, por año. El incumplimiento podría resultar en rigurosas sanciones criminales y hasta cinco años de cárcel. Nuestra firma está ayudando a nuestros clientes a cumplir con esta obligación durante un periodo de amnistía que vence el 31 de agosto de 2011.

Al inicio del próximo año, bajo una nueva ley llamada Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas en el Extranjero (FATCA, por sus siglas en inglés) la divulgación de cuentas de inversión en el extranjero ya no será voluntaria, sino automática.

Propiedad extranjera de una empresa estadounidense: Me reúno con  muchos clientes mexicanos que vienen a los EU para establecer sus negocios. Pero muchas veces no se dan cuenta de que si una empresa estadounidense tiene más del 25% de propiedad extranjera, debe reportar esto al IRS, aunque no genere ingresos.

Propiedad estadounidense de empresas extranjeras: Si usted es un residente fiscal estadounidense y es propietario de una empresa extranjera o tiene algún interés en una asociación extranjera, entonces usted debiera estar reportando los ingresos de aquel negocio, así como el hecho de la propiedad. A los residentes fiscales estadounidenses se les requiere informar al IRS sobre su propiedad de negocios extranjeros o podrían encarar una multa potencial de $10,000 dólares.

 

Recepción de un obsequio del extranjero: Si un residente fiscal estadounidense recibe obsequios con un valor superior a los $100,000 dólares en un año, provenientes de uno o más miembros de su familia, o de un estado extranjero, entonces tendrá que reportar los obsequios al IRS, aún y cuando no se deban impuestos. Reglas similares aplican a los beneficiarios estadounidenses de fideicomisos extranjeros.

Fondos mutuos extranjeros: Los extranjeros que se mudan a los EU muchas veces tienen inversiones en fondos mutuos que no son estadounidenses. Éstos generalmente deben ser reportados por residentes fiscales estadounidenses, y el gravamen impositivo sobre la renta puede ser severo.

La mejor manera de mantenerse en cumplimiento de la ley es conocer cuáles son sus obligaciones y cumplirlas. No se puede esconder nada en la era de la “nueva transparencia”.

………………………………………………………………………………………………………………………………

In decades past clients could rely on financial privacy – but times have changed. Global information sharing and compliance is now the norm and not the exception. The new rules are multiplying.

For example, many Mexican clients recently called me about a proposed IRS rule that would require banks to report to the US government the last known address of a foreign account owner – even though the bank account is not taxed in the US.  The rule has not been finalized, and bankers are fighting it.

Many of these reporting requirements are not about collecting tax – they are about collecting information in the era of New Transparency:

Foreign Financial Accounts: If you are a Mexican national and maintain a bank or stock account in Mexico – or any other offshore jurisdiction – then you may need to report that account to the IRS.

You may be working in the US on a visa and present for more than 183 days in a year, or you may have legal permanent residence, or you may even be a US citizen: under any of those circumstance, you are generally deemed to be a US income tax resident and are required to file a US income tax return – and to report separately to the IRS the details of any foreign financial account with a value over $10,000.

The pecuniary penalties for willfully failing to file the Report of Foreign Bank and Financial Accounts or “FBAR” form are among the harshest in the US tax system: $100,000, or half the value of the account, per year.

Starting next year, under a new law called Foreign Account Tax Compliance Act  (FATCA) the disclosure of overseas investment accounts will no longer be voluntary – it will be automatic.

Foreign Ownership of US Business: If a US corporation has more than 25% foreign ownership, it must report this to the IRS, even if it does not generate any income.

US Ownership of Foreign Business: A US tax resident is required to inform the IRS about foreign business ownership or face a potential $10,000 penalty.

Receipt of Foreign Gift: If a US tax resident receives gifts valued over $100,000 in a year from one or more foreign family members, or a foreign estate, then he must report them to the IRS, even though no taxes are due on the gift. Similar rules apply to US beneficiaries of foreign trusts.

Foreign Mutual Funds: Foreign nationals who move the US often have investments in non-US mutual funds. These generally should be reported by US tax residents, and the income tax levy on them can be severe.

The best way to stay in compliance with the law is to know your obligations and meet them. There is no hiding in the age of New Transparency.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios