Inicio Empresario Humanismo y finanzas sin fronteras

Humanismo y finanzas sin fronteras

Compartir

Hermann Von Bertrab

Sus primeros años de formación fueron en México, lugar en donde nació y permaneció hasta concluir la preparatoria. Después, se mudó a California para estudiar la carrera de Economía y Finanzas y continuó con una maestría en la ciudad de Monterrey. En 1986, regresó a vivir a Estados Unidos, donde actualmente es uno de los grandes expertos en el estudio de finanzas, ayudando mediante un enfoque humanista tanto a mexicanos como a estadounidenses a tener éxito en sus inversiones, aún en las situaciones más adversas.

Entre naciones

La época de juventud de Hermann transcurrió en la ciudad de México, y como la mayoría de los jóvenes, su pasión por el deporte era latente, siendo él aficionado al fútbol y al squash. También era activo en grupos juveniles de ayuda con los Jesuitas, y afirma, “relativamente buen estudiante”.

Una vez que terminó su preparación profesional, se le presentó la oportunidad de trabajar en Estados Unidos, pues en México la situación era difícil para aquéllos que empezaban en el ámbito laboral. Después de casarse, recibió una oferta de trabajo en una empresa de inversiones locales en San Antonio, la transición a esta nueva vida se dio de forma tranquila gracias a su experiencia anterior como estudiante.

Para entonces, Hermann había entendido cómo funciona Estados Unidos y cómo había que desenvolverse en la sociedad. “A través del colegio de nuestros hijos, comenzamos a involucrarnos con otros papás en las diferentes actividades y en algunos grupos de servicio”. Asimismo, el empresario encontró en su pasión por el deporte una forma más de vincularse con la sociedad norteamericana. “Conseguí un equipo de futbol en el cual jugar y un club en el que podía hacer ejercicio, fue gracias a eso que conocí mucha gente que nos fue acogiendo y fuimos haciendo amistades importantes”.

Además del colegio, la iglesia y los clubes deportivos, a su llegada a San Antonio encontraron a un grupo importante de mexicanos que habían llegado a la localidad en circunstancias similares a las suyas, por lo que entablaron una amistad estrecha y comenzaron a apoyarse mutuamente.

Asesor personal

 

Actualmente Hermann tiene una empresa independiente, una casa de bolsa que se especializa en dirigir y asesorar a los inversionistas tanto en México como en Estados Unidos, buscando la manera de crear oportunidades del otro lado de la frontera. De esta forma, actúa como un excelente vínculo entre ambas naciones.

La empresa inició en California a principios de los noventa. Cuando se mudó a San Antonio, buscó la manera de seguir adelante con esta idea y convertirse en una ventana al mundo internacional de las inversiones. Actualmente, su principal objetivo es analizar la situación económica mundial y el comportamiento de los mercados y, con base en estos estudios, asesorar a sus clientes en cuanto a aperturas de inversión que sean rentables y con riesgos medidos, de acuerdo con la situación específica de cada cliente.

 

En cuanto a qué recomendación haría a los mexicanos que quieren invertir en Estados Unidos, Hermann afirma: “Cada cabeza es un mundo, cada cliente tiene prioridades diferentes, por eso la asesoría es personalizada, estamos conscientes de que no se puede generalizar en este sentido”.

Integración a la comunidad

Para adaptarse a una nueva sociedad, el empresario opina que es importante buscar la manera de interactuar con ella. Si uno va a establecerse en Estados Unidos, tiene que conocer primero un punto de vista práctico, su mercado, pero para entender el mercado es necesario estar involucrado con el mismo y hay muchas maneras de hacerlo, de acuerdo con Von Bertrab, “hay que tratar de hacer conexiones y redes dentro de la sociedad americana”.

Llegar como empresario a una nueva sociedad, adoptar un nuevo idioma y una nueva cultura, no es nada fácil. Hermann, con toda su experiencia, considera que asimilar cosas sutiles como los horarios que se manejan puede ayudar a entender mejor el mercado en el que se desea establecerse.

Aunado a esto, destaca, “no hay que olvidar la esencia de lo que es el mexicano, no perder esos lazos con nuestro país, pero sí adoptar un comportamiento que facilite nuestra integración a una nueva cultura”.

En busca de oportunidades

 

A pesar de la difícil situación económica que atravesamos actualmente, incluso la más complicada de nuestra generación de acuerdo con el empresario, él asegura que siempre habrá oportunidades mientras veamos el lado positivo de las cosas. “A veces el pesimismo nos puede ganar porque parece que el mundo se viene encima, sin embargo, no hay que olvidar que muchas son las personas exitosas que han crecido en las buenas y en las malas”.

En cualquier situación, Hermann piensa que lo mejor es tratar de ayudar a quienes tengan problemas, pues las circunstancias pueden ser más adversas para algunos, “es necesario formar redes de apoyo con aquellos que estén atravesando por ciertas dificultades, ya sean empresarios, migrantes, o la misma sociedad mexicana”.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios