Inicio Abogados en Texas Héctor Coronado

Héctor Coronado

Compartir

El colaborador del inversionista

Desde hace 20 años, Héctor Coronado de Anda es socio del despacho Martin & Drought, P.C., en McAllen. Entre otras ramas, tiene una amplia experiencia asesorando a empresas no estadounidenses en relación con sus financiamientos en los Estados Unidos y en el extranjero.

Héctor es originario de Saltillo, Coahuila, en donde vivió hasta los cinco años de edad; posteriormente, se mudó con su familia a Monterrey, Nuevo León. “Fui el menor de seis hermanos y tuve la fortuna de tener unos padres, en mi concepto, admirables; puedo decir que tuve una infancia muy placentera”, comparte.

¿Por qué decidió dedicarse a la abogacía?

“Ser abogado es algo que surge del carácter de cada uno”, afirma, y recuerda que durante la preparatoria eran frecuentes las pruebas vocacionales en las que, invariablemente, se reflejaban sus aptitudes en dicha profesión.

Sus 40 años de carrera como abogado son la prueba de que Héctor Coronado no erró en su decisión. Estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad Autónoma de Nuevo León y más adelante hizo un posgrado en Derecho Comparado en New York University, “entre las enseñanzas más importantes que me dejó esta experiencia se encuentra el haber tenido la oportunidad de entender a profundidad el sistema legal de los Estados Unidos y poder explicarlo, en mi caso por ejemplo, a la gente de México y viceversa”.

Aunque durante su vida profesional ha trabajado para lograr que sus clientes consigan el éxito, reconoce que no es una actividad altruista sino el resultado de establecer una relación comercial. “Más que ayudar yo diría colaborar, simplemente ver que una nueva empresa se ha instalado y está trabajando, ver que el problema que se le presentó se ha resuelto, esas son las cosas que retribuyen”.

Apoyo al inversionista extranjero

Cuando se presenta ante él un cliente, el primer paso es analizar qué es lo que desea hacer el inversionista extranjero. Una vez que tiene una idea clara, establece los siguientes pasos a seguir de acuerdo con las necesidades de cada persona. “Para que sea un asesoramiento leal debes llevar a la persona por un camino que le represente un beneficio, no explotar el éxito del inversionista sino colaborar para su propósito”, manifiesta.

Cuando una persona quiere invertir en el extranjero es primordial que esté asesorada por un experto, “el empezar con el pie derecho, el ajustar sus operaciones y sus actos dentro del marco legal es preferible a después encontrarse con sorpresas desagradables”.

En cada caso, el objetivo que se plantea Héctor Coronado es el mismo: “Quiero que el cliente se vaya satisfecho, que mis servicios hayan colaborado para el éxito de cada persona”.

El mejor honorario

Para Héctor Coronado las pequeñas cosas son las que producen los mejores recuerdos. En su larga trayectoria se ha enfrentado a casos entrañables, pero uno lo recuerda de forma especial.

“Hace algunos años una señora viuda, de recursos limitados, acudió a mí porque le estaban negando una pensión por parte de su concubino”, detalla, el asunto se resolvió favorablemente para ella en una audiencia que tuvo lugar cuatro horas después de que nació la segunda hija del abogado. “Me presenté a la audiencia después de que mi esposa dio a luz, y cuando le conté a la señora lo que había pasado, ella me preguntó por qué no me había quedado con mi familia, le dije que simplemente porque si yo no asistía se perdía el caso”.

Unos días después su clienta los visitó a él y a su esposa; apenada porque no tenía dinero suficiente para compensarlo económicamente, se presentó con una chambrita para la recién nacida y tres pañuelos bordados con las iniciales del abogado, “esos son los mejores honorarios que yo he recibido en mi vida”, expresa.

Sobre la labor de la AEM

Para Héctor Coronado, cualquier organización que busca el beneficio de sus agremiados y cuya labor tiene un impacto positivo en la sociedad, siempre será loable. “Es admirable que los empresarios puedan aterrizar sus proyectos como resultado de los esfuerzos de esta organización”.

“A largo plazo, el colaborar para que los inversionistas puedan llevar a buen puerto sus proyectos reditúa en una derrama económica y en la creación de empleos para el entorno”.

………………………………………………………………………………………………………………………………

The Investor’s Collaborator

Héctor Coronado de Anda has been a partner of Martin & Drought, P.C. in McAllen for 20 years. In other areas, he has ample experience assisting non-American firms’ funding in the US and abroad.

Why Did You Go Into Law?

“Being a lawyer is something that comes from within your own character,” he says, and he remembers the frequent aptitude tests in high school that reflected his skills for this career.

His 40 years as a lawyer prove that Héctor Coronado did not make the wrong decision. He attended Law School at the Universidad Autónoma de Nuevo León and later coursed graduate studies in comparative law at New York University.

Supporting the Foreign Investor

When approached by a client, his first step is to analyze what the foreign investor wants to do. Once he has a clear idea, he sets the steps to follow according to each individual’s needs.

Anyone who wishes to invest abroad should receive advice from an expert. “It’s better to start off on the right foot by adjusting your operations and actions within the legal frame than to later encounter unpleasant surprises,” he affirms.

The Best Fee

For Héctor Coronado, the smallest things are the ones that represent the fondest memories. He has faced unforgettable cases along his career but there is one that he especially remembers.

“Several years ago, a widow with limited resources came to me because they were denying her a pension from her concubine,” he narrates; the issue was resolved in her favor in a hearing that took place four hours after the lawyer’s second daughter was born. “I showed up to the hearing after my wife had given birth and when I told the widow about this she asked me why I had left my family, so I told her that if I hadn’t come she would have lost the case.”

A few days later, the client visited him and his wife; feeling ashamed for not having enough money to pay for his fees, she showed up with a gift she had knit for the baby girl and three handkerchiefs embroidered with the lawyer’s initials. “That is the best payment I have ever received,” Coronado says.

On the AEM´s Work

For Héctor Coronado, any organization that seeks its members’ benefits and whose work produces a positive impact in the community will always be commendable.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios