Inicio Arts & Culture Entrevista: Vidal Cantú

Entrevista: Vidal Cantú

Compartir

3, 2, 1… ¡Acción!

Por: Ari Santillán
Fotografía: Especial

Una de las carreteras más transitadas de México es el escenario donde esta historia –hace casi un lustro– comenzó sin saber cómo sería el desenlace.

Por la autopista, un camión de pasajeros devoraba el camino por el centro de México mientras en sus pantallas una película atrapaba sin remedio al autor de estas líneas; la historia –que resulta ser real– habla de unos jóvenes regiomontanos que van al Campeonato Mundial de Ligas Menores de Beisbol de 1957 en Estados Unidos para vencer a todos los equipos estadounidenses y ganar la final con un juego perfecto (sin hits, ni carreras). Una historia llena de simbolismos al haber sido el primer equipo no estadounidense en hacerse con el campeonato.

La película acabó y nunca reparé en recordar el nombre –El juego perfecto que salió en 2009–, mucho menos a los actores o al director, para nada el nombre del productor.

Primera Toma

Como en la industria cinematográfica todo es posible, damos un salto hasta los primeros días de 2015 para encontrar una historia “de película”: la de un ingeniero regiomontano de casi dos metros de altura, especializado en el desarrollo de tecnología que terminó produciendo películas basadas en historias reales. Su nombre: Vidal; su apellido completamente regio: Cantú.

Vidal nació en Monterrey en 1968, quizá por eso no pueda quedarse quieto disfrutando su casa en Miami. “En paralelo a mi profesión hubo la oportunidad en Monterrey de desarrollar el proyecto de la película El juego perfecto. Fue el primer proyecto en el que me involucré y fue cuando decidí hacer sólo proyectos que tuvieran el potencial que tuvo esta película para hablar de historias positivas e inspiradoras como la de estos niños campeones”, comenta Vidal.

Su carácter amable invita a sus interlocutores a tratarlo con la confianza de quienes se conocen desde hace años, mientras comenta que El juego perfecto fue la primera película “de Hollywood” hecha en Nuevo León. “Conjuntamos una serie de cosas; atrajimos este proyecto y parte de él se filmó en Nuevo León”, ahonda el productor.

Corte y queda

Después del éxito de El juego perfecto, Vidal comienza a dedicarse a buscar historias para llevarlas a la pantalla grande, centrándose en el género biográfico; así surge el documental Con los pies en el cielo que muestra la historia del joven regiomontano Juan Ángel Ruiz Cantú, quien, pese a ser cuadripléjico desde los 16 años, creó una fundación que generó un gran impacto social, involucrando a gente como Gloria Estefan. Esta segunda producción obtuvo un gran apoyo de personas como la misma Gloria Estefan, Emilio Estefan (coproductor), Romero Brito, Patricio Slim, Alejandro Ramírez e incluso del “Choby” Landeros, como le dicen de cariño al director del Teletón. Este documental puede ser descargado de forma gratuita en ConlosPiesenelCielo.com.

Después llegó la historia de Rodrigo y Gabriela, un par de talentosísimos guitarristas que han cautivado al público de Europa y Estados Unidos –entre los que se incluye al presidente Barack Obama, quien los invitó a tocar en su Casa Blanca– y que, hasta hace unos años, eran completamente desconocidos en México, de donde son originarios. Cantú vio la oportunidad de hacer un proyecto inspirador y que fuera financieramente viable y así nació For Those About to Rock: The Story of Rodrigo y Gabriela a principios del año pasado.

Sin guión

La búsqueda de historias inspiradoras llevaría a Vidal a apostar por un proyecto que, pese a no haber prosperado inicialmente, se convirtió en una de las películas más ambiciosas en la historia del cine mexicano.

“Unos amigos tenían la idea de hacer una película de Cantinflas; eran un par de productores y nosotros invertimos en esa idea, desafortunadamente no prosperó, pero el hijo de Cantinflas supo que nosotros produjimos El juego perfecto y nos dijo: ‘¿Por qué no lideran ustedes y se convierten en los productores de esta película?’

Nosotros le tomamos la palabra porque Cantinflas encapsula la historia de un mexicano exitoso que surgió desde lo más difícil, desde lo más básico de la industria del entretenimiento, para encontrar su vocación y escalar a través del teatro, el cine y otros formatos”, comenta Cantú.

“Cantinflas encapsula el sueño de cualquier emprendedor que aspira a salir adelante. Su vida es un cuento de hadas en el sentido de cómo alguien que empezó de tan abajo logró convertirse en un ícono de México y un ídolo en otras partes del mundo como España y Estados Unidos en una época donde no existían los medios de comunicación que hay actualmente”, comenta Vidal y añade: “Por eso decidimos decir que sí al proyecto, pese a los retos, para potenciarlo y convertirlo en una plataforma para inspirar, divertir e invitar a la reflexión”.

Mientras el camión de pasajeros proyectaba en sus pantallas la película El juego perfecto en alguna parte de México, Vidal sufría uno de sus mayores golpes al perder la primera inversión hecha para realizar la película Cantinflas; sin embargo, llevar tantas historias inspiradoras al cine hicieron efecto en el productor quien trabajó durante casi tres años para estudiar la vida y obra de Mario Moreno Reyes, Cantinflas.

Y no sólo la vida del ídolo, sino su contexto social e histórico; aquellos años en los que Mario creció hasta convertirse en una celebridad de calibre mundial. “Es tan extensa la vida de Cantinflas que no podíamos abarcar en dos horas todo, entonces decidimos centrar la historia en su coprotagónico en la película La vuelta al mundo –que ganó cinco premios Oscar– intercalando parte de su historia desde sus inicios”, afirma Vidal.

“Ahí está el detalle, chato”

“Esta película fue financiada 100% con capital privado, con el dinero de inversionistas mexicanos con los que juntamos tres millones de dólares que, en términos cinematográficos, es un presupuesto muy pequeño. Yo me siento muy complacido con lo que logra transmitir y con los resultados financieros que logró la película a nivel mundial (recaudó alrededor de 18 millones de dólares en taquilla)”, afirma Vidal, quien asegura que “es una locura ser la película mexicana número uno en taquilla mundial. Estoy vuelto loco, me da mucha satisfacción haber logrado resultados financieros, de calidad, de respuesta y de atención; me siento muy complacido”.

“Hacer una película como estas requiere de un equipo de primera calidad no sólo en lo artístico sino también en lo humano; cayó mucha responsabilidad en los hombros de Óscar (Jaenada, actor que dio vida a Cantinflas) quien al ser español recibió muchas críticas, pero en él encontramos a una persona que tuviera las características que necesitábamos. También el filmar en la Ciudad de México con 95 actores que pueden mantener una película cada uno de ellos como estelares y que se sumaron al proyecto tan generosamente. Cuando uno hace las cosas con amor, no importa la nacionalidad que tengas. Ahí está el detalle, ahí está el detalle”, comenta, entre risas por la alusión a una de las frases más célebres de Cantinflas.

Estrenos exclusivos

La entrevista con Vidal, como toda película, llegó a un momento de tensión cuando este ambicioso reportero quiso conocer los próximos planes de Kenio Films, la productora que dirige Cantú. “No te puedo contar muchos detalles porque seguimos en negociaciones”, afirmó con amenidad el productor regiomontano; pero la insistencia dio frutos y nos adelantó que trabajan en una comedia romántica que tiene como nombre tentativo Rigurosa guayabera, con filmaciones en México y Estados Unidos. También, a regañadientes –sin perder su tono afable–, Vidal nos permitió adelantar otros proyectos como una serie de televisión sobre la vida de un exitoso mexicano y sobre una novela basada en un hecho de la vida real.

Así, durante más de media hora, conocí una historia que quizá algún día llegue a la pantalla grande de manos de un joven y ambicioso productor mexicano.

Corte y queda. 

………………………………………………………………………………………………………………………………

3, 2, 1… Action!

Interview: Vidal Cantú

Along a highway, a passenger bus devoured the road in central Mexico while on its screens a film helplessly captured this author’s attention. The story, which is true, is about a group of youngsters from Monterrey who in 1957 went to the Little League World Series in the United States and beat all the U.S. teams winning the championship with a perfect game. The film ended, and I never took notice of the title—The Perfect Game, which premiered in 2009—much less of the actors, the director, or even the producers’ names.

First Take

Taking a leap forward to 2015, we find a “fantastic” story about an engineer from Monterrey, specialized in technological development, who ended up producing films based on real-life stories; his name: Vidal Cantú. “Parallel to my profession, an opportunity came up… to develop a movie project: The Perfect Game. It was the first project I was involved with, and it was then that I decided to carry out projects that had the same potential as this particular film to narrate positive and inspiring stories…” Vidal says, and ads that it was the first “Hollywood” film made in Monterrey.

Cut and Print

After The Perfect Game’s success, Vidal began searching for stories to take to the big screen focusing on the biographical genre, and this is how the documentary Con los pies en el cielo, which can be downloaded for free from the Internet, was created. It depicts the story of Juan Ángel Ruiz Cantú, who—aside from being quadriplegic since the age of sixteen—created a foundation that had a major social impact and involved people such as Gloria Estefan.

This second production received great support from Gloria Estefan, Emilio Estefan (coproducer), Romero Brito, Patricio Slim, Alejandro Ramírez, and even the Teletón’s president “Choby” Landeros, as he is fondly called.

Then came For Those About to Rock: The Story of Rodrigo y Gabriela, a pair of very talented guitarists who captivated European and U.S. audiences—including President Barack Obama, who invited them to perform at the White House—and, until a few years ago, were complete unknowns in their native Mexico.

Without a Script

His search for inspiring projects would lead Vidal to wager on a project that, even though it initially did not thrive, eventually became one of the most ambitious films in the history of the Mexican cinematographic industry. “Some friends had the idea of making a movie about Cantinflas; they were a couple of producers, and we invested in that idea. Unfortunately, it did not thrive, but Cantinflas’ son heard that we had produced The Perfect Game, and he told us: ‘Why don’t you lead and produce this movie?’

We took him at his word because Cantinflas captures the story of a successful Mexican who arose from the most difficult and basic level of the entertainment industry in order to find his vocation through theater, films, and other formats,” Cantú comments.

Vidal worked for almost three years studying the life and work of Mario Moreno Reyes, Cantinflas. “Cantinflas’ life is so extensive that… we decided to focus the story on his supporting role in Around the World in Eighty Days, which was awarded five Oscars, inserting part of his story from its beginnings,” Vidal affirms.

“This film was 100% privately funded by Mexican entrepreneurs with whom we raised three million dollars, which in cinematographic terms is a very small budget. I feel quite pleased with what we were able to transmit and with the movie’s financial results worldwide (it made about 18 million dollars at the box office).”

Exclusive Premieres 

The interview with Cantú, as in every movie, reached a highly tense moment when this ambitious reporter asked about Kenio Films’ (the production company run by Cantú) future plans. Vidal mentioned that he is working on a romantic comedy tentatively named Rigurosa guayabera…and allowed us to advance other projects such as a television series about the life of a successful Mexican and about a novel based on a real-life incident.

Comentarios

comentarios