Inicio Empresario Emilio España: Apoyo firme a los migrantes

Emilio España: Apoyo firme a los migrantes

Compartir

Hoy, entre los proyectos más importantes de Emilio España se encuentra la apertura del nuevo capítulo de la AEM en la ciudad de México. “Muchas personas se acercan a la Asociación y nos preguntan cómo hacer negocios en México, este nuevo capítulo servirá como conducto para que los inversionistas reciban el apoyo necesario”, comenta.

Desde joven se encausó en el negocio familiar, enfocado en la manufactura de dulces: desde la elaboración, el empaque, diseño y distribución,  tanto en México como en Estados Unidos. “Tenemos la semilla puesta en este proyecto y nuestro objetivo es continuar trabajando y perfeccionar nuestro negocio, estructurarlo de mejor manera y adecuarlo a la dinámica que se va presentando en la actualidad”, menciona el empresario.

Es originario de la ciudad de México, pero en la búsqueda por expandir el mercado de sus productos se mudó a San Antonio a finales de los ochenta.

Testigo de los inicios de la AEM

Cuando Emilio llegó a San Antonio se integró a un grupo de amigos que se reunían una vez a la semana para desayunar: “En un principio éramos cinco personas, y de repente, nos empezamos a reunir alrededor de 30”. El rápido crecimiento del grupo hizo que se dieran cuenta de la necesidad de crear una atmósfera diferente para los mexicanos que llegaban a Estados Unidos.

“Mucha gente que llegó a San Antonio en esa época lo primero que hizo fue acercarse a nosotros, entonces, con la visión de varias personas, decidimos formar la Asociación de Empresarios Mexicanos”, recuerda.

Durante su gestión como presidente de la AEM, Emilio España buscó romper las barreras culturales entre México y Estados Unidos, sobre todo en el tema de los negocios.

Asimismo, junto con Alejandro Quiroz, participó en la colocación de la Antorcha de la Amistad. “Este proyecto enarboló la visión que en ese entonces teníamos en el marco de la celebración de los 10 años del Tratado de Libre Comercio”, menciona Emilio, y explica que la escultura simbolizaba la ruptura de las barreras culturales y del miedo a la modernización. “Hoy es un ícono de la ciudad de San Antonio, y refleja la participación que la AEM ha tenido en esta ciudad”.

Su paso por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior

Para el empresario, formar parte del Consejo del IME fue una experiencia fascinante, en la que pudo participar directamente en el logro del voto de los mexicanos en el extranjero. También se involucró en otros asuntos como el envío de remesas, y junto con su equipo de trabajo, consiguieron acabar con los monopolios que existían a través del sistema bancario; los resultados de esto son bien conocidos: las remesas se multiplicaron y los costos de envío se redujeron considerablemente.

………………………………………………………………………………………………………………………………

Resolute Support to Migrants

Throughout his extensive entrepreneurial trajectory, Emilio España has devoted himself to support Mexican migrants in the United States. He was president of the Asociación de Empresarios Mexicanos, and recently he was an adviser for the Institute for Mexicans Abroad (IME), position that offered him the opportunity to promote the voting right from abroad.

Today, among his most significant projects is opening the new AEM chapter in Mexico City: “Many people approach the AEM seeking advice on how to do business in Mexico; this new chapter will serve as a channel where investors receive the needed support.”

At a young age, he started in the family business focused in food manufacture, from production, packaging and design to distribution both in Mexico and in the U.S. He was born in Mexico City but moved to San Antonio looking to expand his products’ market in the late 80’s.

Witness of the AEM’s Beginning

When Emilio arrived in San Antonio, he joined a group of friends that met for breakfast once a week: “At first, we were five, and all of a sudden, we became a group of 30 people.” The group’s fast growth made them realize that the creation of a different kind of environment for the Mexicans who were moving to the United States was needed.

During his management as president of the AEM, Emilio España sought to disintegrate the cultural barriers between Mexico and the U.S., especially in the business arena.

Also, alongside Alejandro Quiroz, he had a share in placing the Torch of Friendship. “This project brandished our vision within the frame of the tenth anniversary of the Free Trade Agreement,” Emilio adds, and explains that the sculpture symbolizes the rupture of cultural barriers and fear of modernization. “Nowadays, it is an icon of the City of San Antonio, and it represents the involvement that the AEM has had in the city.”

His Trajectory with the Instituto de los Mexicanos en el Exterior

For the entrepreneur, being a part of the IME’s Council was an exciting experience, where he was able to directly participate in the attainment of the vote from Mexicans abroad. He also was involved in other issues such as money remittances, and with the help of his team, they were able to end the existing banking system monopolies; the results of this effort are well-known: the remittances have multiplied and their cost has dropped considerably.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios