Inicio Número 02 El difícil arte de las inversiones

El difícil arte de las inversiones

Compartir

Por: Carlos M. Loperena Adalid
Asesor en inversiones
cloperen@vector.com.mx
www. loperenainversiones.com

En mis muchos años en esta noble profesión de la asesoría a inversionistas he acumulado algunas experiencias, secretos, o como quieran llamarlos, que quiero hoy comentarles a manera de consejos.

Algunas son ideas de cómo armar un portafolio de inversión para un plazo medio o largo, otras sobre cómo manejar la parte táctica de la cartera de inversión, que aunque tenga un horizonte largo, puede tener una dinámica mayor, tratando de aprovechar situaciones de coyuntura de corto plazo.

Respecto del armado del portafolio:

1)    Analiza el entorno macro para ver en qué tipo de instrumento “cargar más las tintas”, esto es, papeles de deuda, renta variable (acciones), metales, divisas, etc.

2)    La parte de deuda (bonos) del portafolio ve a qué plazos ponerla, en función de tus necesidades de liquidez, las expectativas de inflación (si ésta va a la alza mantente en papeles de corto plazo, o de largo si crees que va a la baja).

3)    Decide hasta dónde aceptarás ver volatilidad en tus bonos, pues la valuación de tu estado de cuenta tendrá variaciones amplias mientras más largos sean, aunque sus rendimientos serán sensiblemente mayores que si te quedas en Cetes o en Fondos. Esto de la renta fija es un mito.

Claro que si te quedas en Cetes, puedes estar seguro de que perderás con certeza valor en tu patrimonio.

4)    Una vez decidido qué porcentaje en acciones comprarás “hay que hacer la tarea”, es decir, hay que estudiar qué sectores serán los de mayor dinamismo de aquí a fin de año o a 12 meses. Después hay que “hincarle el diente” a un grupo de acciones estudiando sus balances y estado de resultados recientes, así como sus esperados al siguiente reporte.

5)    Si se buscan resultados constantes no espectaculares, la elección deberá ir hacia empresas líderes en su mercado, de alta capitalización, con un management probado y una historia de éxito consistente, verbigracia: Amx, Walmex, Femsa, Geo, Ica, etc.

6)    Si en las acciones buscamos resultados más estimulantes y de corto plazo, habrá que buscar empresas más jóvenes, más pequeñas, con alto potencial de crecimiento en ventas y en utilidades, altos índices de inversión y con tecnologías innovadoras.

Otras ideas útiles complementarias:

1)    La diversificación es imprescindible en una buena estrategia, pero sola no garantiza un buen resultado.

2)    Los activos por sí solos no representan creación de riqueza, ni siquiera los terrenos. Tienen que generar flujos de efectivo. En épocas de crisis “cash is king”.

3)    Ten cuidado de los rumores sobre adquisiciones, fusiones, etc. puedes quedar entrampado, “que no te vendan el camello”.

4)    Las alzas de los mercados como las bajas no son permanentes, acuérdate del dicho: “En tiempos de fuertes vientos, hasta los guajolotes vuelan”.

5)    No “te cases” con las acciones, reserva esa lealtad para con tu esposa.

6)    Aprende a tomar pérdidas, no le pienses mucho.

7)    Escoge empresas con sentido común, por ejemplo, si me encantan las pizzas y las hamburguesas, ¿por qué no comprar Alsea?

8)    Hay que estar preparado para cuando las épocas buenas vengan: “No podemos controlar los vientos, pero sí podemos estar preparados para cuando estos empiecen a soplar”.

9)    Cuidado con las empresas que “capitalizan sus gastos”, pueden estar ocultando una futura quiebra.

10) Compra en la desgracia y vende en el boom.

11) Sigue a los líderes, ve que están haciendo Buffet, Gates, Jobs, Slim, etc.

12) Para jugar está el casino, no la Bolsa; el primero es de suerte, la segunda de estudio y de análisis.

13) El dolor de perder es mayor que el placer de ganar, empieza tu estrategia analizando los riesgos de una caída en cualquier instrumento de inversión, pero no dejes de estudiar el potencial de ganancia.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios