Inicio Estilos El Amor al Arte lo Puede Todo: Entrevista con Ricardo and Harriett...

El Amor al Arte lo Puede Todo: Entrevista con Ricardo and Harriett Romo

Compartir

Por Haydeé Muñoz De la Rocha

Ocasionalmente nos encontramos con una obra de arte que nos conmueve. Simplemente hay algo en esa obra que  provoca nuestro intelecto o inspira algún sentimiento en nosotros. Obras hipnotizantes como éstas son lo que los coleccionistas de arte buscan apasionadamente.

El Dr. Ricardo y la Dra. Harriett Romo son un perfecto ejemplo de dicho entusiasmo. Hace cuatro décadas, la pareja comenzó su trayectoria como coleccionistas de arte. A pesar de sus limitaciones económicas, la pareja rompió las barreras que se presentaron en su camino siguiendo su pasión propulsados por su desmesurado amor por las artes. Actualmente, la Colección de Arte Contemporáneo de Harriett y Ricardo Romo es una de las colecciones más extensas de grabados e impresiones realizadas por artistas Chicanos y Latinos. Tuvimos la oportunidad de conversar con el Dr. Ricardo y la Dra. Harriett Romo sobre su  trayectoria como coleccionistas y la experiencia de compartir su amor por las artes con la comunidad en la exhibición Estampas de la Raza.

¿Cuándo adquirieron la primera obra de arte? ¿Cómo fue esa experiencia para ustedes? ¿Qué fue lo que los impulsó a coleccionar arte?

Dra. Harriett: Compramos nuestra primera obra cuando vivíamos en Los Ángeles, dónde los dos trabajábamos como maestros. Uno de mis compañeros de trabajo, Gary Schulman, nos invitó a cenar en una ocasión y vimos un hermoso dibujo a pastel que tenían colgado en su casa. Intrigados por la obra, comenzamos a hacer preguntas sobre el dibujo. Nuestro amigo nos dijo que era una obra de Francisco Zúñiga, un artista Mexicano muy famoso, y que la habían comprado en la galería de arte B. Lewin. Al día siguiente, fuimos a la galería y el Sr. Lewin estaba ahí. Conversamos un rato con él sobre la obra que habíamos visto y nos dijo que no tenía obras de Zúñiga pero que sí tenía obras de Rufino Tamayo. De hecho, tenía una de las colecciones más extensas de pintura y litografía de Rufino Tamayo. Cada semana volvíamos a su galería a conversar con él y a aprender más sobre el artista. Finalmente, un día el Sr. Lewin nos ofreció la opción de comprar una obra  y pagarla en abonos mensuales. Elegimos una obra y la compramos. Después empezamos a interesarnos más en el arte Mexicano y Chicano. Ricardo estaba trabajando en una investigación sobre el Este de Los Ángeles, mientras yo enseñaba en Venice y después en Lennox, dos de las zonas más humildes de Los Ángeles.

¿Cómo fue que la colección dejó de ser solamente un pasatiempo y se convirtió en una actividad más seria?

Dr. Ricardo: Creo que se volvió una tarea más seria en cuanto a nuestro interés. En 1976 Harriett y yo organizamos un proyecto de curaduría en la Universidad de California en San Diego. Yo trabajaba como maestro de dicha institución y acababa de visitar la exposición Chicano Arte en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, la cual me dejó fascinado. La obra que vimos en la exposición era principalmente pintura y grabados originales. Harriett y yo sabíamos que no contábamos con los recursos para adquirir ése tipo de obra, más sabíamos que sí teníamos los recursos para adquirir grabados y además nos gustaban mucho. Nos pusimos en contacto con un personaje clave para nuestra colección, la Hermana Karen Boccalero, quién terminó por conseguirnos alrededor de cincuenta artistas que participaron en nuestra exhibición. Dicho acontecimiento fue nuestra introducción al mundo del arte Chicano del Sur de California.

¿Cuáles son las dificultades en comenzar y mantener una colección de arte?

Dr. Ricardo: Lo más importante si deseas empezar una colección es comprar donde guardar la obra. Cuando digo que tenemos la obra en el armario o debajo de la cama estoy jugando. Tenemos cajas especiales con capacidad de guardar hasta cien grabados. Hemos regalado más de 1,500 grabados y lo seguiremos haciendo; estamos contentos de poder compartir nuestra colección con la comunidad.

Recientemente han donado varias de sus obras a la colección permanente del McNay. En Estampas de la Raza: Contemporary Prints from the Romo Collection, dicha contribución será presentada y un catálogo será publicado. ¿Cómo ha sido ésta experiencia para ustedes? ¿Por qué consideran importante compartir su colección con la comunidad?

Dra. Harriett: La satisfacción de poder darles a los artistas la oportunidad de presentar su obra y poder darle a la comunidad la oportunidad de conocerla y apreciarla es indescriptible. Con la exhibición esperamos que otras personas conozcan a los artistas y tal vez les brinden su apoyo.

Haydeé Muñoz De la Rocha es fundadora/directora de Art Magazine San Antonio
www.artmagazinesa.com

………………………………………………………………………………………………………………………………
Love for the arts conquers all: Interview withRicardo and Harriett Romo

About four decades ago, the accomplished couple Dr. Ricardo and Dr. Harriett Romo, began their quest in art collecting driven by an unsurpassable love for art that went beyond economic limitations. As of today, the Harriett and Ricardo Romo Collection of Contemporary Art is an extensive collection of Chicano and Latino artists’ printmaking.  The couple has made generous donations to respected organizations such as the McNay Art Museum, the San Antonio Museum of Art, and the Benson Latin American Collection at The University of Texas in Austin. This month, the McNay Art Museum will have over sixty pieces from this noble gift on display in Estampas de la Raza: Contemporary Prints FromThe Romo Collection.

Dr. Ricardo and Dr. Harriett, when did you purchase your first work of art? What was it? How did you and Harriett begin collecting art?

Dr. Harriett: We bought out first piece of art in Los Angeles, where we were both teaching. One of my colleagues at the school where I taught, Gary Schulman, invited us for dinner on one occasion and we saw this beautiful pastel drawing of a woman on their wall. I was very intrigued by it and I asked them about the piece.  They told us the piece was made by Francisco Zúñiga, a famous Mexican artist, and we learned they had bought it at B. Lewin Gallery. The very next day, we went to B. Lewin Gallery and Mr. Lewin was there. He did not have any Zuñigas, but he had pieces by Rufino Tamayo. Every Saturday or Sunday we would drop by his gallery and if he was there we would talk about the work. Finally, he offered to let us purchase one and pay on a monthly basis. We picked a piece and took it home. After that, we started to get more interested in Mexican Art and Chicano Art.

When did the collection start to become a more serious endeavor?

Dr. Ricardo: I would say it began to become a more serious endeavor, in terms of interest, in 1976. Harriett and I organized and served as curators a show for the University of California at San Diego. I was teaching there, and I had just seen Chicano Arte at the L.A. County Museum of Art, and I was really struck by all those pieces. Everything we saw there was oil paintings and original woodcuts and, Harriett and I could not afford that, but we knew we could afford, and we liked, prints. We then got in touch with a very important person for our collection, Sister Karen Boccalero, who ran Self-Help Graphics.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios