Inicio Entrevistas Antonio Santillán: Demostrando su potencial

Antonio Santillán: Demostrando su potencial

Compartir

Antonio Santillán es ginecólogo-oncólogo, de raíces mexicanas, es especialista en el tratamiento de cáncer de la mujer, sobre todo de la parte reproductiva. Hoy día practica la cirugía radical para cáncer de ovario, útero, cérvix, vulva y vagina, además de brindar todo el tratamiento comprensivo de estos cánceres incluyendo quimioterapia.

¿Cómo se inició en el campo médico?

Me gradué del Tecnológico de Monterrey de la carrera de Medicina, posteriormente hice la especialidad en Ginecología y Obstetricia en la Universidad de Oklahoma, después un posgrado en Ginecología Oncológica en la Universidad de John Hopkins en Baltimore. Al mismo tiempo realicé un MBA en negocios hospitalarios. Terminando esto fui profesor tres años en la Universidad de Texas Tech, en El Paso, Texas, y actualmente practico Ginecología Oncológica en San Antonio, en el Cancer Care Center of South Texas.

¿Por qué esta especialidad?

Inicialmente estudié Medicina bajo la influencia de mi abuelo, que fue uno de los primeros radioterapeutas en México para tratamiento de cáncer. Posteriormente, tuve una rotación en el último año de la escuela de Medicina en Houston, y ahí me expuse a lo que es el cáncer de la mujer. Me atraía por lo complicado que era y por la gran necesidad que había en México de cirujanos dedicados a esto.

Abrí los ojos ante la importancia de mi especialidad cuando me fui a El Paso y fui encargado de Ginecología Oncológica en la universidad, pues conocí a pacientes con sufrimiento, con dolor y sin opciones.  Empezar a tratarlos me dio una satisfacción enorme y ese día fue cuando dije “qué bueno que estudié Ginecología Oncológica”.

En un ambiente competido como la medicina, y siendo mexicano, ¿cómo logró posicionarse como un médico de renombre en EU?

El ejemplo familiar es tratar de sobresalir. Cuando uno viene a EU es como la ovejita negra, nadie espera nada de ti, y uno tiene que hacer un doble esfuerzo en todos los aspectos -el educativo, académico, de trabajo, social- para demostrar que tienes potencial.

¿Ha habido algún caso trascendental, que lo haya marcado de forma particular?

Hubo uno muy padre, de una paciente joven, la cual se presentó con un cáncer primario del ovario, se le hizo una cirugía conservadora por medio de robótica, y se le dio la opción de preservar la fertilidad. Hace unos meses me habló por teléfono diciendo que estaba embarazada, además no había evidencia de cáncer. Te da mucha satisfacción saber que tomaste una decisión menos radical de lo convencional y que las cosas están saliendo bien.

¿Cuáles son los avances actuales en la Medicina Ginecológica Oncológica?

En la cirugía robótica cada vez tratamos de hacer procedimientos de menor invasión, lo cual ayuda a los pacientes a recuperarse más rápido y a tener menos dolor. La forma en la cual abordamos quirúrgicamente la mayoría de los cánceres ginecológicos es por cirugía laparoscópica, para la que se necesita un entrenamiento elevado.

Para acortar la curva de aprendizaje se empezó a introducir la cirugía robótica, que sigue siendo cirugía por laparoscopía pero en vez de usar los instrumentos convencionales se utiliza un robot. Con esto hemos podido realizar cirugías que antes se pensaba que nada más se podían hacer con cirugía abierta.

………………………………………………………………………………………………………………………………

Showing His Potential

Antonio Santillán is a gynecologic oncologist, with Mexican roots, specialist in female cancer, particularly in reproductive organs. Currently, he practices radical surgery for ovarian, uterine, cervical, vulvar and vaginal cancer, besides providing comprehensive treatment for these types of cancer including chemotherapy.

How did you start in the medical field?

I earned my degree in medicine from the Tecnológico de Monterrey, later coursed the specialty in gynecology and obstetrics at Oklahoma University, and then completed a graduate course in gynecologic oncology at John Hopkins University. At the same time, I got an MBA in medical sciences management. After that, I was a professor at Texas Tech University in El Paso; and currently, I practice gynecologic oncology at the Cancer Care Center of South Texas in San Antonio.

Why this specialty?

At first, I studied medicine influenced by my grandfather who was one of the first radiotherapists treating cancer in Mexico. Then, during a rotation in the last year in the school of Medicine in Houston, I was exposed to female cancer which attracted me due to its complexity and the great need of specialized surgeons in Mexico.

In such a competitive environment as medicine, and being Mexican, how did you position yourself as a renowned doctor?

The family’s example is to excel. When you come to the U.S. you are like a black sheep where nothing is expected from you and you must double the effort in every aspect—educational, academic, in work, socially—to show you have the potential.

Is there a significant case that has particularly marked you?

There was a wonderful one, a young patient who arrived with primary ovarian cancer. She underwent a conservative surgery through robotics and was given the option to preserve her fertility. She called a few months ago to tell me she was pregnant and there was no evidence of cancer.

What are the current advances in gynecologic oncology medicine?

We are still trying to perform lesser invasion procedures in robotic surgery which aids the patients towards a quicker recovery and to suffer less pain. The surgical approach in most types of gynecological cancer is laparoscopic surgery. In order to shorten the learning curve, robotic surgery was introduced which continues to be laparoscopic surgery but instead of using conventional instruments we use a robot. Thus, we can perform surgeries that before were thought to be possible only with open surgery.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios