Inicio Empresario Alejandro Quiroz: Trascender, su principal motivación

Alejandro Quiroz: Trascender, su principal motivación

Compartir

Alejandro Quiroz es un exitoso empresario mexicano, estudió Relaciones Industriales en la Universidad Iberoamericana de la ciudad de México, y posteriormente realizó una maestría en Administración en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

Llegó a San Antonio hace 17 años, y desde entonces se ha distinguido por estrechar continuamente los lazos de amistad entre la comunidad estadounidense y la mexicana. Prueba de ello es que, junto con la AEM, contribuyó con la idea de crear una escultura que representara este importante vínculo: la Antorcha de la Amistad, que hoy se mantiene estoica en el centro de la ciudad.

Cuando Alejandro llegó a Estados Unidos comenzó a trabajar en la empresa de artes gráficas de su familia, ahí conoció el valor de la persistencia, vivió la experiencia de emprender un negocio, y sobre todo aprendió una importante lección: “Veníamos bien preparados, en México éramos líderes en lo que hacíamos, y como líderes pensamos que al llegar aquí íbamos a demostrar algo; pero no es así, aquí la forma de hacer negocios es distinta, debes tener humildad”.

Llegar a San Antonio no fue fácil, no tenían conocidos en la ciudad y la comunidad mexicana que había entonces no era tan grande como lo es hoy. A pesar de las dificultades, el empresario buscó la manera de adaptarse rápidamente.

Empezó a trabajar de cerca con el Consulado, y en ese entonces surgió la idea de formar un grupo de connacionales que pudieran apoyarse mutuamente en su adaptación a la comunidad; fue así como, junto con otros empresarios mexicanos,  participó en la creación de la AEM.

Pasión y liderazgo

Durante su gestión en la AEM se enfrentó a uno de los mayores retos: “Tuve que luchar contra la corriente y canalizar mis esfuerzos en darle credibilidad a la recién creada Asociación, la gente a la que te acercabas pensaba que el proyecto no funcionaría”, expresa Quiroz.

Para darle mayor impulso a la AEM, Alejandro buscó el apoyo de grandes escritores, políticos, personalidades públicas; realizaron conciertos y exhibiciones de arte, consiguiendo que la gente se acercara a la Asociación atraídos por el interés que despertaban dichos eventos. “Pudimos hacer que la comunidad se diera cuenta de que era un proyecto serio, de categoría, y que veníamos con todas las ganas de estrechar lazos entre la comunidad”.

Va por nuevos retos

Alejandro es socio de un concepto innovador que actualmente opera en Estados Unidos: OrangeCup. Una empresa de yogurt congelado que se encuentra principalmente en San Antonio, Austin y Houston.

Recientemente adquirieron los derechos para incursionar en este negocio, y en poco tiempo comenzarán a operar dos tiendas en la ciudad de San Antonio. “Es una nueva experiencia, porque es una empresa con un concepto muy interesante y bien desarrollado, estamos muy entusiasmados y casi listos para llegar al público”, comparte Alejandro.

“El lugar en el que crecí es una de las cosas que han marcado mi vida,  tengo un enorme amor por mi país; pero hoy tengo otro gran amor que es San Antonio, la ciudad que me ha abierto las puertas”. 

………………………………………………………………………………………………………………………………

Transcending: His Main Motivation

Alejandro Quiroz is a successful Mexican businessman; he earned his degree in industrial relations at Mexico City’s Universidad Iberoamericana, and a master’s degree in business at the Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

He arrived in San Antonio 17 years ago, and since then he has distinguished himself for strengthening the friendship ties between the American and Mexican communities. Proof of this is his contribution, along with the AEM, of the idea of creating a sculpture that represented that important bond: the Torch of Friendship, which today stoically stands downtown.

When Alejandro moved to the United States he began working in the graphic arts family business, where he recognized the value of perseverance, lived the experience of starting a business, and above all, learned an important lesson: “We came well-prepared, in Mexico we were leaders in our field, and as such, we thought that arriving here we had to prove something; but that is not true; the way of conducting business here is different, you have to be humble.”

He worked closely with the Mexican Consulate, and the idea of creating a group of fellow countrymen that could support each other in their adaptation to the community emerged.

Passion and Leadership

During his administration in the AEM, he faced one of the greatest challenges: “I had to swim against the current and channel my efforts in giving credibility to the recently created Association; everyone I approached believed that the project would not thrive,” Quiroz remembers.

To propel the AEM, Alejandro sought the support of famous writers, politicians, and public personalities; they organized concerts and art exhibits, and managed to get people close to the Association through their interest in such events.

Conquering New Challenges

Alejandro is a partner of an innovative concept: OrangeCup, a frozen yogurt business with locations in San Antonio, Austin and Houston. They recently bought the rights to go into this business, and will shortly begin to operate two stores in San Antonio.

“The place where I grew up is one of the things that have made an impression in my life. I feel great love for my country but today I have another great love: San Antonio, the city that has opened its doors to me.”

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios